Razones para decir no a los niños

Razones para decir no a los niños

Escrito por: Maite Nicuesa    25 abril 2012     Sin comentarios     2 minutos

Motivos para poner límites a los caprichos infantiles.

Los niños lo quieren todo, sin embargo, el papel de los padres es enseñarles a encauzar sus deseos de una forma constructiva. ¿Qué razones hay para decir que no a los niños? En primer lugar, y aunque parezca evidente, las razones económicas obligan a marcar límites. No sólo los padres tienen que apretarse el cinturón, sino que también, en plena crisis, los niños tienen que adaptarse a opciones de ocio más asequibles. ´

A lo largo de la vida existen etapas de todo tipo. Además, aquellos niños a los que nunca se les pone límites, se vuelven caprichosos y tienen un carácter difícil de tolerar. Una de las consecuencias más negativas es que el niño que crece en un ambiente de libertad absoluta, termine teniendo más autoridad en casa que sus padres. Es decir, algunos padres ceden ante el chantaje emocional de los niños.

En la medida en que pones límites a tu hijo, también le estás ayudando a que se esfuerce y luche por aquello que desea. Por ejemplo, si en vez de comprarle el peluche que le gusta, le muestras que tiene también, la opción de ahorrar de su paga para poder comprarlo por sí mismo, estás estimulando su motivación, su autonomía y un hábito tan excelente como el ahorro. El consumismo también es una buena razón para poner límites al niño. Por ejemplo, puede que quiera comprarse una blusa nueva cuando tiene muchas prendas en el armario que ni siquiera utiliza.

La ética es otro motivo fundamental para aprender a decir que no a un niño. De hecho, a través de un castigo también se marca límites al comportamiento infantil. Existen motivos también muy humanos a la hora de decir que no a una propuesta del niño: por ejemplo, porque no se trata del momento adecuado o porque ahora mismo, no puedes. En ese caso, puedes explicarle que pospones ese plan para un momento mejor.

En base a un criterio de educación basado en la justicia, los padres también pueden decir que no a un capricho infantil de su hijo porque consideran que no lo merece en ese instante. Por ejemplo, puede que haya sacado malas notas en el colegio.

Más información | Vida y familia
Foto | Mancia


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.