Receta de Carnaval: Orejas de Carnaval

Receta de Carnaval: Orejas de Carnaval

Escrito por: Sacra    19 enero 2013     2 Comentarios     2 minutos

Aunque el Carnaval lo asociamos con los disfraces, la música y los desfiles, también tiene su propia tradición gastronómica, exquisitos dulces y postres que hacen de esta fiesta toda una delicia para el paladar.

Ya estamos a unas pocas semanas de que se celebre el Carnaval, esa época llena de colorido, imaginación y encanto, que dará paso a otra celebración mucho más solemne: la Semana Santa. Aunque esta fiesta se asocia siempre a los disfraces, a los desfiles y a la música, también la gastronomía tiene su parte importante, ya que se realizan, generalmente, dulces y postres que son típicos de esos días y que, en la mayoría de los casos, hay que esperar todo un año para volver a disfrutarlos.

Hoy os presentamos un dulce típico de Galicia y que va asociado al Carnaval. Podemos hacerlo en casa ya que es muy sencillo, tanto que los niños nos pueden ayudar y así, de paso, les vamos enseñando el amor por la cocina, se trata de las Orejas de Carnaval.

Ingredientes: 500 gramos de harina, 250 mililitros de agua, 125 gramos de azúcar, 1 limón o 1 naranja, 2 huevos, 100 gramos de mantequilla, aceite de oliva y sal.

Modo de hacerlo:

  • Lo primero es rallar la piel del limón o la naranja, sin llegar a la parte blanca que es la que amarga, y reservamos.
  • En un bol vamos a mezclar: el azúcar, los huevos, una pizca de sal y el agua. Mezclamos bien y, a continuación, añadimos la ralladura del limón o naranja y la mantequilla cortada en trocitos y a temperatura ambiente. Seguimos mezclando.
  • Seguidamente vamos a ir incorporando la harina, poco a poco, para evitar que se hagan grumos. Amasamos hasta que quede una masa uniforme y manejable y la dejamos reposar durante dos horas.
  • Tras el reposo vamos a estirar la masa, en una superficie lisa y enharinada, dejándola lo más fina posible. De ahí iremos cortando tiras, cuadrados, círculos… cualquier forma que te apetezca.
  • Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite de oliva y cuando esté bien caliente, vamos echando los trocitos de masa por tandas, a fin de que no se peguen unos con otros. Estarán listas cuando las veas ahuecadas y crujientes, con un ligero toque dorado. Las sacamos para que escurran sobre un papel de cocina.
  • Para decorar, espolvorearemos azúcar glas mientras están calientes.

Vía | Guía Infantil


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.