Síndrome de Kawasaki

Síndrome de Kawasaki

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    22 enero 2014     Sin comentarios     2 minutos

La enfermedad o síndrome de Kawasaki es muy poco frecuente, afecta a los niños generando una inflamación en los vasos sanguíneos. Hoy te contaremos acerca de los síntomas, las consecuencias y sus tratamientos. Comenzaremos por contarte que su nombre se debe al médico que la descubrió.

Se presenta más frecuentemente en Japón, sitio en donde se descubrió por primera vez. Dentro de Estados Unidos es la principal causa de cardiopatía en pequeños (afecta principalmente a pequeños menores de cinco años).

Lamentablemente se sabe muy poco de esta enfermedad, su causa no pudo ser determinada a pesar de la gran cantidad de investigaciones realizadas. El problema afecta las membranas mucosas, los ganglios linfáticos y las paredes de los vasos sanguíneos, además del corazón. En los casos extremos genera aneurismas, los que pueden conducir a un ataque cardíaca, los padres no deben alarmarse ya que esto es poco común.

Entre los síntomas más frecuentes encontramos la fiebre alta y persistente, supera los 39 grados y dura cerca de cinco días (este es el síntoma más común). Los ojos se inyectan en sangre o se enrojecen (sin pus ni supuración). Los labios se agrietan y toman un color rojo intenso. Las membranas mucosas de la boca también se enrojecen. Se hinchan las manos y los pies. La piel de la zona genital se descama. Inflamación en los ganglios linfáticos (especialmente en la zona del cuello).

No existen exámenes específicos para diagnosticar el síndrome de Kawasaki, normalmente se determina la enfermedad por la presencia de la mayoría de los síntomas. Como estudios complementarios se pueden realizar radiografía de tórax, conteo sanguíneo completo, ecocardiografía, electrocardiograma, albúmina en suero, análisis de orina.

Es necesario hospitalizar a los niños que sufren de esta enfermedad para realizar el tratamiento, es fundamental comenzar con el tratamiento lo antes posible para evitar problemas en las arterias coronarias y en el corazón.

Si los niños no son tratados pueden aparecer otras complicaciones que comprometen el corazón, inflamación de los vasos, ataque cardíaco.

Vía | NLM
Foto | Flickr – Treviño


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.