11 agosto 2010 Actualidad

La atención a la diversidad un pilar básico de la educación
La infancia debería ser un periodo inolvidable en la vida de cualquier niño y el colegio un entorno humano. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la docencia es una profesión profundamente vocacional, sin embargo, en la actualidad, muchos profesionales se ven tentados por la idea de las oposiciones, simplemente, por la seguridad económica que eso produce. Ser profesor en el sentido más pleno de la expresión significa no sólo impartir contenidos sino también transmitir valores, en definitiva, ser un referente, un maestro.

A veces, algunas de estas historias difíciles que protagonizan los niños en el colegio salen a la luz pública. En ocasiones se trata de acoso escolar, sin embargo, hoy queremos dar a conocer una historia diferente. La de un niño de 7 años que tiene todas las pruebas médicas necesarias para mostrar que tiene el síndrome de Asperger. Este hecho, supone que aquellos niños que padecen este síndrome tienen un afán de conocimiento importante, pero además, también sufren dificultades para concentrarse y prestar atención. Una hermana del niño ha publicado un documento en internet explicando la situación que atraviesa el pequeño, porque al parecer, el colegio no ha tenido en cuenta las condiciones especiales de su hermano en el proceso de aprendizaje. Y es que, sin duda, existe un principio universal que cualquier profesor debe de tener en cuenta: cada niño es único e irrepetible, por tanto, es diferente. Y en base a la diferencia requiere un tipo de atención u otra.


En el proceso de enseñanza es esencial el trabajo en equipo. En este caso, el claustro de profesores deberían tener en cuenta de forma obligatoria la información médica pertinente sobre el pequeño para conocer cómo deben actuar. Por tanto, se trata de un trabajo de equipo que afecta a profesores, médicos y también padres. El objetivo es mostrar coherencia interna y, sobre todo, no hacer que el niño se sienta diferente a los demás porque en última instancia cómo se siente un niño en el colegio también repercute en su capacidad de estudio.

En este sentido, las adaptaciones curriculares están orientadas a facilitar el proceso de aprendizaje de un niño con necesidades especiales diferentes. Por tanto, se trata de organizar un plan adaptado que remite a los ejercicios y actividades pero también al proceso de evaluación. En la adaptación curricular deben de tenerse en cuenta varios aspectos: historial personal, historial educativo, motivación e intereses, ritmo y estilo de aprendizaje, En 1999, la Ley de Solidaridad de la Educación pretende mejorar la calidad de la atención que reciben los niños con necesidades especiales.

Que un alumno repita curso tiene consecuencias importantes también en su carácter puesto que tiene que hacer frente a hacer nuevas amistades y alejarse de su grupo habitual. Sin duda, en la adaptación curricular individual, conviene tener presente una valoración del alumno y también de su contexto, una propuesta concreta adaptadas a las necesidades individuales del alumno y también criterios de evaluación a tener en cuenta.

Foto | El País-Gorka Lejarcegi
Más información | Kaorulogia
Más información | El Whiskiblog

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *