19 enero 2010 Psicología

ayudar al niño a superar el cambio de domicilio

Tener que cambiar de domicilio supone para todos, tanto para niños como adultos, una experiencia estresante y más o menos traumática. Lo importante es que este paso lo demos de forma conjunta e intentando evitar, por el bien de todos, momentos de tensión que, lógicamente, se irán produciendo a medida que el cambio se va acercando. Si somos capaces de transmitir seguridad y dar un tono de alegría y sorpresa ante la nueva vida que nos espera, entonces supondrá una experiencia maravillosa para compartir en familia.

Pero es cierto que a los niños hay que darles un tratamiento especial. Explicarles cuidadosamente, ofrecerles alternativas y mostrarles un montón de ‘ventanas abiertas’ que van a encontrarse en su nuevo lugar. Es por ello que aquí te dejamos algunos consejos que pueden servirte para superar este momento con verdadero éxito.

  • Explica claramente el motivo de la mudanza dándole siempre una actitud positiva. Es seguro que el niño te va a preguntar, por lo tanto debes tener siempre una respuesta para todas sus dudas.
  • Es importante que el niño se familiarice con su nuevo lugar. Si es posible lo mejor es que lo vea ‘en directo’, si no fuera así entonces es aconsejable enseñarle fotos, mapas, etcétera. Además siempre puedes aderezarle la imagen con descripciones tuyas: explícale como será allí vuestra vida, que tendrá parques cerca, que el colegio le gustará, hará nuevos amigos, etcétera. Eso sí, todo lo que se te ocurra siempre que sea verdad.
  • Trata de exponerle la experiencia del cambio como algo positivo en su vida. Tendrá nuevos amigos, por ejemplo, pero no va a perder los que ya tiene, de hecho podrá visitarlos siempre que los padres puedan.
  • El mejor momento para realizar la mudanza es durante las vacaciones escolares. Si le ves con ganas de colaborar, implícalo en ello y haz que guarde sus cosas en cajas. Los juguetes, objetos personales, material escolar, libros… Además puede identificar las cajas, escribiendo sus nombres en el exterior. Si no lo ves con ganas de colaborar, lo mejor es que, durante esos días, se quede en casa de algún familiar, de este modo le evitaremos esos momentos de tensión que siempre llevan estos cambios.

Vía | Guía Infantil

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Un solo amigo 15 febrero 2010
  2. 2000 Real Human Facebook Likes for $1 17 octubre 2015
  3. Consecuencias de una mudanza en la niñez 15 julio 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *