20 junio 2015 Salud

Bastan 20 minutos para que un niño encerrado en el coche sufra un golpe de calor

Una de las recomendaciones más necesarias que todos los padres debemos leer o escuchar en verano es la de no dejar a ningún niño solo dentro del coche, ¡y mucho menos en un vehículo estacionado al sol! Es sorprendente pero hay muchísimos padres que dejan dentro del coche a niños pequeños, y otros a los que ‘se les olvida’ que tienen a su hijo o hijos dentro del vehículo.

Los peques entre 0 y cuatro años son presa fácil de las altas temperaturas debido a una proporción menor de agua en sus cuerpecitos, y pueden sufrir una hipertermia (o golpe de calor), porque el vehículo estacionado se convierte en un horno, hasta el punto que la temperatura interior puede ascender al cabo de 15 / 20 minutos hasta los 65 º. Cuando la ventanilla está bajada cinco centímetros, el calor desciende unos 17 grados, calculad: sigue siendo insoportable.

En estas condiciones la temperatura corporal llegaría a los 42 / 43 º, con la consiguiente deshidratación por sudación excesiva. En Estados Unidos todos los años realizan campañas de prevención para evitar estas muertes tan innecesarias.

La mayor parte de niños a los que les ocurre tienen menos de dos años y están atados a sillas del grupo I, sin posibilidad de liberarse e intentar abrir la puerta del coche

Un golpe de calor ocasiona:

  • Respiración rápida / aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Fiebre por encima de los 38 grados.
  • Piel caliente / roja / seca.
  • Decaimiento.
  • En casos muy graves convulsiones y vómitos, más pulso débil.

Un golpe de calor también puede provocar la muerte

Pero fijaros que sin llegar a esos síntomas tan evidentes, la irritabilidad repentina os puede alertar. Y estoy detallando un poco el cuadro de un niño que ha resultado afectado por la hipertermia, aunque también me gustaría explicar qué hacer si vais por la calle en uno de estos días de verano y os encontráis niños encerrados dentro de un coche aparcado en el exterior.

¿Cómo actuar?

En primer lugar abrir el coche (no hay alternativas) de forma segura para sus ocupantes, es decir, si hay que romper un cristal que no sea el del costado dónde están sentados.

  • Trasladar al niño a un lugar fresco y sombreado. Enfriar la piel con toallas o gasas mojadas, que se aplicarán por toda la superficie corporal.
  • Refrescar de otras formas que podáis (abanico, ventilador portátil, …).
  • Elevar los pies y ofrecer líquidos (agua o soluciones de rehidratación oral), ¡solo si están conscientes!

Al mismo tiempo debéis avisar a los servicios médicos de urgencias para que os indiquen cómo proceder

La única arma que tenemos para evitar que sufran este daño es la prevención: es tan fácil como sacar al niño del coche, incluso si el recado que queremos hacer dura cinco minutos. No penséis en absoluto que perdéis el tiempo desatando el sistema de retención, cogiendo en brazos, moviendo al niño… y realizando el proceso inverso después. Pensad en cambio qué ocurriría si…, desde luego yo prefiero tomarme mi tiempo y hacer las cosas bien.

También es una buena forma de prevenir dejar las llaves del coche fuera del alcance de niños pequeños, en ocasiones suceden accidentes por que ellos entran por sus medios y después se quedan encerrados.

Foto | Flickr-snapper san
Más información | Kids Health

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Consejos para protegernos del calor intenso 6 julio 2015
  2. Advertise Tweet to 450K People 17 octubre 2015
  3. Seguridad Infantil en el coche: más allá de comprar la sillita 24 enero 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *