26 julio 2014 Otros

Carta para mi abuelita

Querida abuelita:

Hoy es día de verano y el sol cae por la ventana como una cortina de luz que nadie puede apagar. Me gusta el verano, sabe a helado de limón, agua de mar y virutas de chocolate. Yo sé que a ti también te gusta el verano, me lo dijiste aquel día que me enseñaste a escuchar a las sirenas dentro de una caracola ¿te acuerdas?

Mamá me ha dicho que hoy se celebra el Día de los Abuelos y yo me he puesto muy contenta, porque ya sabes lo mucho que a mí me gusta celebrar. Celebrar años, semanas, celebrar que es de noche o celebrar que es de día. Celebrar porque es sábado o, simplemente, celebrar que te quiero tanto tanto, que me no me cabe entre los brazos tanta alegría.

Me he vestido muy rápido y me he peinado yo sola. Las trenzas me han salido un poco torcidas, y es que nadie como tú sabe dejarme tan guapa como una princesa, será que tu peine está lleno de cariño o son tus dedos que, de tanto hacer calceta, van ellos solos tejiéndome la melena. Tus dedos, esos que me hacen cosquillas, que me enseñan a sumar o que me aúpan al cielo hasta tocar las estrellas.

He desayunado una tostada con mermelada de fresa porque las fresas me recuerdan a ti, a cuando las cogíamos del campo para hacer tartas. ¿Te acuerdas? La casa entera olía a vainilla y tus manos, cuando me acunabas para la siesta, sabían a chocolate y frambuesa. Entonces me cantabas aquello de: “A dormir va la rosa de los rosales; a dormir va mi niña porque ya es tarde”.

Mamá me ha dicho que iremos esta tarde a visitarte. Estoy muy contenta, quiero celebrar el Día de los Abuelos contigo, pero como no tengo dinero no te he podido comprar un regalo. Así que te he hecho esta carta. Es una carta de amor. La carta de amor para mi abuelita. Para la mejor abuelita del mundo.”

Foto | Amoralia Centro de Día

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *