7 agosto 2011 Educación

El bien enriquece a los niños
El ser humano debe elegir de forma constante, de hecho, en caso de que quieras educar a un niño sin obligarle a elegir entonces deberías empezar a preocuparte. ¿Cómo te comportas cuando aspiras a que tu hijo no tenga que elegir? Sencillamente, cuando se lo das todo, cuando vive en la abundancia porque te da miedo que tenga que hacer frente a la carencia. La vida, te enseña muy pronto que tiene sus propias leyes, por ello, mejor que la educación también esté basada en la elección basada en el obrar correcto y honesto.

Los padres tienen que enseñar a elegir a los hijos, dándoles desde pequeños dos o tres opciones similares para que elijan entre ellas, bajo el supuesto, que cualquiera de ellas será buena para ellos. Sin olvidar que en cada ocasión, los hijos deben ejercitar la costumbre, de explicar los motivos y fines por los cuales, han elegido determinada solución. Para ello deben tener una edad con cierta madurez, en que sean ya capaces de argumentar su elección“.


La elección del ser humano está basada en la libertad. Una libertad que ha sido muy cuestionada desde un punto de vista filosófico puesto que es real que en cierto modo, la libertad es condicionada y concreta porque cada niño vive en un contexto determinado. Sin embargo, la libertad es una realidad. Por ello, como padres también es esencial entender que el niño es un ser independiente que tiene su propio punto de vista. Por ello, también tiene derecho a equivocarse, es decir, la sobreprotección no es buena en este sentido.

Los padres pueden comentar con los niños algunos asuntos concretos. ¿Cómo? Haciendo con ellos una reflexión sobre los pros y los contras de determinada acción. El objetivo de este ejercicio es que los niños aprendan que todas acciones tienen unas consecuencias. Por ello, tienen que aprender a hacerse responsables de sus hechos desde la más tierna infancia. La capacidad de elegir es inherente al ser humano: “Desde la cuna los niños saben elegir, entre otras cosas, comer o no comer. Su primer no a la comida, es fruto de una elección, seguramente inconsciente, pero real. Las madres enseguida saben lo que sus hijos eligen y cuándo lo eligen. En cada edad, las elecciones tienen diferentes pesos en su vida. No siempre, ni todos tenemos la oportunidad de poder elegir“. Sin duda, los valores son muy importantes en el hogar por ello, intenta que tu hizo crezca también desde un punto de vista emocional.

Más información | Mi Cumbre
Foto | Mis Cosas… de todo un poco

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *