Los niños también sufren el fanatismo

Los niños también sufren el fanatismo

Escrito por: Belén    29 septiembre 2011     2 Comentarios     2 minutos

El fanatismo es una lacra, un peligro para los adultos y mucho más para los niños. Aunque en la mayoría de los casos el daño que provoca en el menor es psicológico, lo que no deja de ser grave, en algunos incluso les daña físicamente. Aunque la noticia de hoy se refiere al fanatismo islámico […]

El fanatismo es una lacra, un peligro para los adultos y mucho más para los niños. Aunque en la mayoría de los casos el daño que provoca en el menor es psicológico, lo que no deja de ser grave, en algunos incluso les daña físicamente. Aunque la noticia de hoy se refiere al fanatismo islámico no es un tema exclusivo de ellos, en el mundo hay muchas formas de dañar la mente y el físico de los más pequeños por inculcarles a la fuerza unas ideas.

Como decimos la historia ha sucedido en un colegio de Pakistán. Faryal Bhatti es una niña de ocho años, cristiana, que cometió el espantoso error de equivocarse en ortografía. En un examen de urdu la pequeña escribió “laanat” en lugar de “naat”, en un poema dedicado al Santo Profeta. El profesor, por llamarle de alguna manera, al corregir el examen consideró que lejos de ser un fallo ortográfico lo que había hecho Faryal era una grave blasfemia. Por este motivo la regaño y la golpeó violentamente.

Como al señor no le pareció suficiente castigo, recordemos que es una falta de ortografía de una niña de 8 años, comunicó el error de Faryal. Así el viernes los imanes durante la oración exigieron que las mezquitas dieran un castigo ejemplar a la pequeña y su familia. Mientras en la calle hubo manifestaciones para que la niña fuera considerada blasfema, un delito que se paga con pena de muerte en Pakistán.

Al día siguiente la niña fue expulsada del centro escolar y su madre que es enfermera, destinada a otro hospital lejos de su domicilio. De nada han servido las repetidas disculpas y súplicas por el terrible error de su hija.

Esto es el extremo del fanatismo, pero como decía al principio, desde mi punto de vista cualquiera que no concede a sus hijos una educación que les permita pensar por si mismos, sacar sus propias conclusiones y decidir en el futuro sus ideas, creencias y forma de vivir, está haciendo lo mismo, salvando las distancias. Una cosa es transmitir valores y otra muy diferente obligarles a pensar como tú.

Vía | Minuto Digital
Foto | Flickr-Chavezonico


un comentario

  1. Siesp... dice:

    Hola.
    Me ha gustado vuestra redacción de la noticia, tanto como me ha indignado el fanatismo de quienes, en teoría, son “representantes” de un misericordioso dios (dan asco). Por lo tanto, me gustaría reproducir literalmente este artículo en mi blog (lógicamente citando la fuente), y espero que me lo podáis confirmar pronto a mi correo.
    Gracias de antemano (sea cual sea la respuesta).

    Saludos.

    PD.- Si en un par de días no tengo respuesta, me iría a la fuente original de la noticia y efectuaría mi propia redacción. Pero, de cualquier manera, gracias.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.