20 diciembre 2011 Actualidad, Salud

Sanidad informa sobre las terapias alternativas
Muchos padres recurren a la homeopatía y otras terapias alternativas para tratar a sus hijos, por miedo a la medicina tradicional. Les asustan los productos químicos y el listado enorme de efectos secundarios que tienen algunos medicamentos. Creo que es importante que estos padres sepan, por un lado que las farmacéuticas deben incluir en el prospecto cualquier efecto secundario aunque solo haya ocurrido una vez. Por otro, que el Ministerio de Sanidad ha elaborado un interesante informe tras una investigación científica sobre estas terapias.

La principal conclusión del estudio es que el mayor efecto de la homeopatía es el placebo. Según la Real Academia placebo es, “Sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo, si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción”. No hace daño pero tampoco aportan ningún beneficio para la salud.

La homeopatía se basa en que una sustancia que provoca los mismos síntomas que una enfermedad, puede curarla y que cuanto más pequeña sea la dosis mayores son los efectos. Lo que toman los pacientes que recurren a la homeopatía es básicamente agua, con una cantidad tan pequeña de principio activo que muchas veces ni lo contiene. Eso sí, el precio de estos remedios es muy superior al del agua. ¿Timo, estafa?

Otro punto importante del informe es que la eficacia de estas técnicas, se han evaluado 139, medida en ensayos clínicos, no ha sido demostrada científicamente en casi ningún caso. El informe tan sólo ha comprobado resultados positivos, en algunos casos, en la acupuntura y los masajes.

El mayor problema de estas prácticas, que suelen ser inocuas, es que se utilicen como sustitutos de los tratamientos reales. En el caso de los adultos, allá cada uno con su cuerpo, pero los niños no tienen capacidad de decisión. Por eso a mí no me basta con que digan que no hacen daño o que si funcionan como placebo ya hacen algo, porque lo importante, curar, no lo hacen y el daño lo pueden hacer indirectamente.

Vía | El País
Foto | Flickr-Naty Torres
Más información | El Correo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *