6 agosto 2015 Salud

Infecciones causadas por hongos

Verano y agua, agua y verano … ¿a que no podéis imaginar el estío sin sumergiros al menos una vez en una piscina o playa?, y digo ‘una vez’ a sabiendas de que para un niño sería a todas luces insuficiente. Los baños refrescantes y divertidos suelen ser inocuos, aunque al salir las plantas de los pies y las palmas de las manos estén arrugadas. Cuando hablamos de peques bañándose en una piscina, nadie imaginaría que la práctica pudiera acarrear consecuencias negativas para la salud, y ¿no las hay?

Imagino que utilizando el sentido común y sin perder el miedo al agua, se reduciría el número de ahogamientos anuales; pero además de esto, y sin las debidas precauciones, estos baños pueden ser causa de otitis externa. Hoy voy a contaros que la frecuencia de infecciones por hongos (o por calor y humedad) aumenta en verano. Se localizan en la piel, los pies, las uñas, y son evitables.

Una dermatomicosis es algo así como la colonización por parte de hongos, y está considerada como una micosis superficial, aunque no por superficial es menos molesta. Querría detenerme específicamente en una infección fúngica (causada por hongos dermatofíticos) que conocemos como ‘pie de atleta’, aunque puede también que os suene ‘tiña del pie’.

Como sabéis, a los hongos les encanta la humedad, y el calor, así que es fácil descubrir por qué en verano están más presentes. La causa más frecuente de contagio, es la exposición de los pies a hongos presentes en lugares húmedos como piscinas, duchas públicas, o playas. El pie de atleta, afecta a los dos pies, y es una infección localizada en los espacios interdigitales que se ven blanquecinos, además de que huelen fatal. Si se ha contraído, urge evitar su propagación, para ello acudiremos a nuestro pediatra habitual, o el que atienda a los desplazados en nuestro lugar de vacaciones.

Infecciones causadas por hongos

Utiliza el comodín de la prevención: es lo más sensato

Lo es porque nadie quiere enfermarse, y también porque tener hongos es muy molesto: pican / duelen mucho, es una situación incómoda, y además a veces tardan mucho en curarse

Es aconsejable utilizar zapatos de goma (chanclas o zuecos) para caminar por todas las zonas húmedas de la piscina, también para ducharse en el vestuario. Existen aerosoles que contienen antimicóticos que se pulverizan tras el baño. Pero más importante que esto último es secar bien los pies (e hidratarlos profusamente) tras el baño.

Se aconseja no compartir objetos personales o toallas cuando en la familia hay una persona que ha contraído hongos, y lavar la ropa utilizada con agua caliente, secándola bien antes de ponerla.

En general, todo el cuerpo debe protegerse de la humedad, quitando bañadores y secando la piel (con especial empeño en los pliegues) cuidadosamente.

Vía | FAROS
Fotos | Pixabay-JonKline, y Pixabay-jackmac34

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *