23 diciembre 2010 Alimentación, Salud

comer

La digestión es conocida también bajo en nombre de dispepsia. Cuando una persona está indigestada es normal que se sienta con saciedad e incomodidad después de la comida, pueden aparecer ardores o dolor en el abdomen superior. Estos suele ocurrirles tanto a los adultos como a los niños.

Los motivos por los cuales nos indigestamos son varios: puede ser causada por un trastorno en el tracto digestivo causando un reflujo gastroesofágico, una ulcera péptica o un desequilibrio en las vías biliares.

Normalmente esta condición mejora y los síntomas desaparecen al cabo de pocos días.
Es muy normal que no encontremos la causa exacta de la indigestión. En este caso el trastorno se denomina dispepsia funcional y se encuentra relacionada con una comprensión o relajación anormal del músculo del estomago a medida que va digiriendo la comida que se ingiere y antes de pasarla al intestino delgado.

Cuando veas que tu pequeño se encuentra molesto y dice que le duele el estómago, lo mejor será acudir a tu médico. Seguramente el te recomendará llevar a cabo unos días de dieta.

Normalmente sentirá alivio si ingiere pequeñas porciones a lo largo del día de alimentos bajos en grasas. Deberá masticarlos bien. No acompañes estas dosis con bebidas gaseosas, siempre es mejor brindarle agua. Permite que el niño descanse lo suficiente.

Si el caso es más grave, el profesional te podrá recetar algún medicamento específico. Los medicamentos para tratar la indigestión son, la mayoría de ellos, de venta libre, pero te aconsejo que no le des ninguno sin tener la autorización del pediatra.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Flickr – Heart Industry

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Cómo tratar el empacho en los niños 7 marzo 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *