20 abril 2017 Actualidad

Una interesante investigación que debemos tener presente

Los niños con Síndrome de Down tienen una mayor propensión a la obesidad. Una investigación realizada recientemente por la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada de Leiden señala que los pequeños con este síndrome pueden tener dos veces más posibilidades de sufrir de obesidad que el resto de la población infantil.

El trabajo fue dirigido por la Doctora Helma van Gameren Oosterom. En la misma se buscó comprobar los patrones de crecimiento de niños con Síndrome de Down y otros niños sin problemas de salud. Puntualmente se calculó el índice de masa corporal para determinar quienes tenían sobrepeso.

El índice de masa corporal (IMC) en los niños permite saber si se tiene el peso adecuado de acuerdo a la altura. Se pudo ver que uno de cada cuatro pequeños con esta discapacidad en los Países Bajos tenían sobrepeso, o sea, el doble de la población infantil general.

Los niños con Síndrome de Down tienen una mayor propensión a la obesidad.

Entre las posibles causas podemos mencionar las diferencias metabólicas, la disminución de la capacidad aprovechar las energías que brindan los alimentos. Los niños con Síndrome de Down tienen un metabolismo basal reducido.

También influye el estilo de vida, los malos hábitos alimenticios, la falta de actividad física. Al tener problemas para desarrollar habilidades motrices llevan a tener un bajo tono muscular y una mala coordinación.

Para evitar este tipo de problema se pueden tomar algunas medidas, muchas de las cuales se relacionan a un cambio en la alimentación. Podrás darle leche materna en los primeros meses de vida para poder fortalecer el sistema inmunológico, así le estaremos brindando leptina, una hormona que actuará como regulador de la grasa a lo largo de su vida.

Enfocarse en la cantidad y en la calidad de los alimentos que ingieren a diario. Agregar más verduras y frutas. Evitar darle comida como premio, no consumir colaciones que tengan alto contenido en carbohidratos.

Es muy importante que desde muy pequeños les fomentemos los buenos hábitos alimentarios, respetar los horarios de la comida, a la hora de comer hacerlo lentamente, saboreando y disfrutando los sabores

Comenzar a realizar actividades físicas en familia. Es importante que puedan asociar el ejercicio con la diversión y así desarrollar el gusto por este tipo de actividades.

Un punto clave es no sobreprotegerlos para no limitar sus capacidades ni su desarrollo. Será necesario supervisarlo pero solo para brindarle apoyo cuando tenga alguna dificultad, pero darle libertad también será muy bueno.

Si tienes dudas lo ideal es siempre consultar con su médico y así poder evitar las consecuencias que puede traer la obesidad en su salud, sabemos que cuando se ha adquirido sobrepeso será mucho más complicado bajarlo.

Vía | Salud y medicinas
Foto | Pixabay – Meditations

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *