17 agosto 2012 Alimentación

Utilizar aceite de oliva y renovar el aceite son algunos consejos

Los alimentos fritos suelen tener muy mala fama para la salud. Aunque es cierto que la mejor manera de cocinar para evitar grasas perjudiciales es al vapor, hervidas o incluso horneadas, muchas veces los fritos son una buena alternativa para conseguir que los pequeños prueben alimentos nuevos.

El problema de freír los alimentos radica en que los aceites utilizados en los que quedan restos de alimentos, al quemarse pueden contener productos tóxicos que según varios estudios pueden estar relacionados con problemas de salud. Además de esto, al freír los alimentos hay algunos que pueden perder sus propiedades. Sin embargo con algunos consejos podemos hacer que las frituras sean lo más sanas posibles.

Los fritos que mejor pueden ir para los niños son los de pescado por ser un alimento que no suele agradarles demasiado. Puede que así consigan probarlo y aprender a apreciarlo cocinado también de otras formas. Para conseguir que el aceite sea adecuado lo mejor es renovarlo periódicamente. Utilizarlo cuando está muy caliente ayudará a que el alimento absorba menos grasa ya que necesitará menos tiempo para hacerse.

Debemos secar bien los alimentos antes de introducirlos en el aceite caliente ya que el agua disocia la grasa. Al extraerlos también es conveniente secarlos con papel de cocina para retirar el aceite sobrante. Es mejor empanar o rebozar los alimentos de manera casera ya que los productos congelados suelen tener mayor cantidad de rebozado que los caseros. Por último recordad que el aceite de oliva es el que mejor resiste las altas temperaturas.

Vía | Eroski Consumer
Foto | Flickr-Jlastras

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *