30 marzo 2016 Entretenimiento

la princesa prometida

Para que nuestros niños consigan tener un buen criterio con respecto a las artes que nos rodean, es fundamental que les ofrezcamos buenas obras con las que puedan disfrutar pero, también, aprender a valorar el trabajo de calidad. El mundo del cine está repleto de películas clásicas que resultan fundamentales en la historia, así que sería estupendo que nuestros peques las vieran antes de crecer, especialmente para disfrutarlas sin perder esa magia e inocencia que conservamos en los primeros años.

Así que siguiendo con nuestro listado de películas clásicas para que aprendan a amar el cine, hoy os traigo tres más que, seguro, recordareis con mucho cariño.

“LA PRINCESA PROMETIDA” de Rob Reiner
Nos cuenta la historia de un abuelo que visita a su nieto, que está enfermo, para leerle un libro: “La princesa prometida”. Es así como conocemos a la bella Buttercup, y a su mozo de cuadras, Westley, que está enamorado de ella. Cuando descubre que le corresponde a su amor, decide marcharse a hacer fortuna. El amor, la lucha contra el mal y, sobre todo, mucho humor son los ingredientes perfectos para una gran gesta.

Matar a un ruiseñor

“MATAR A UN RUISEÑOR” de Robert Mulligan
Dos niños, Scout y Jem, descubren que el mundo no es tan plácido ni maravilloso como ellos podían pensar. Lo descubren a través del trabajo de su padre, un respetable abogado que tiene que defender el caso de un hombre negro que es acusado, injustamente, de la violación de una mujer blanca. Si bien parece que es un tema sólo apto para adultos, los niños empatizarán con estos pequeños, huérfanos de madre, y te harán mil preguntas, lo que siempre es muy recomendable.

Parque Jurasico

“PARQUE JURÁSICO” de Steven Spielberg
A los niños les encantan los dinosaurios, esos animales míticos que les causan admiración, al mismo tiempo que dejan un poso de misterio y terror. Esta película, dirigida por uno de los grandes genios de la pantalla grande, nos muestra los excéntricos caprichos de un multimillonario que convierte una isla en un parque temático en el que residen dinosaurios clonados. Lo que parece una diversión, al final, se convertirá en una pesadilla.

Fotos | Mediamarkt, Aladar y Sensacine

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *