10 febrero 2013

A muchos niños hay que recordarles constantemente que beban agua, durante todo el año aunque con mayor insistencia en verano o si hacen ejercicio físico. Es importante que se acostumbren y para ello lo mejor es, además de ofrecérsela, dejársela siempre a mano. Una botella de agua sobre la mesa cerca de donde están jugando o estudiando, evita que no beban por pereza, o por no dejar lo que están haciendo. En el bolso de cualquier mamá la botella ha encontrado un sitio fijo.

Font Vella ha pensado en los más pequeñitos y ha lanzado Mi Primera Font Vella. Un nuevo envase, más pequeño, de 25 centilitros, que hace la botella más ligera y manejable gracias también a su forma ergonómica. Se vende en packs indivisibles de seis botellitas que incluyen dos nuevos tapones. La novedad es que son anti-derrame y facilitan que el peque beba solo sin mojarse y sin tirar el agua.

Mi Primera Font Vella, la mejor agua en un envase especial para niños

Con Mi Primera Font Vella el bebé se convierte en un superbebé al poder beber solito. Le anima a beber más agua y es muy práctica. Es un poco menos de peso en el bolso y la comodidad de no tener que cargar con ella cuando está vacía. Para los más mayores su tamaño puede ser un aliciente para beber un poco más e ir adquiriendo el hábito.

La composición de Mi Primera Font Vella es ideal para un bebé y por tanto también para los niños algo más mayores. Tu sabes que les estás dando algo bueno y ellos son felices por poder hacerlo solos. Una combinación perfecta.

También te puede interesar