1 julio 2010 Entretenimiento, Juguetes y juegos

taller infantil para conocer los juegos y juguetes del siglo XIX

Ya hemos visto como el verano es la mejor época para mantener activos a nuestros niños a la vez que aprenden cosas nuevas. Hasta que toda la familia pueda disfrutar de unas vacaciones generales, debemos mantener entretenidos a los pequeño de la casa que ya llevan varias semanas disfrutando del tiempo de ocio. Son muchas las ofertas que se nos ofrecen para tenerlos ocupados, evidentemente tendremos que contar con los gustos y preferencias del niño, pero este que hoy os traigo es uno de los más curiosos y, al parecer, divertidos que se ofertan en la capital de España.

Está organizado por el Museo del Romanticismo y la Asociación de Amigos del Museo Romántico, tratándose de un taller semanal (de lunes a viernes) y dirigido a los niños de entre 8 y 12 años.

La idea principal es hacerles partícipes de aquellos juegos y juguetes que nuestros antepasados disfrutaban allá por el siglo XIX. Siendo una forma estupenda, no sólo de conocer uno de los museos más curiosos y, a la vez desconocidos, de nuestro panorama cultural si no de involucrarse en las actividades lúdicas de los niños de aquella época.

A través de actividades concretas los niños se trasladaran a un mundo tan lejano como cercano pues, al fin y al cabo, el momento de la diversión en la infancia no varía tanto como podríamos creer. Manualidades, cuentacuentos, talleres de rompecabezas, canciones y juegos clásicos, son algunos de los recursos que utilizaran para mantener alertas y entretenidos a nuestros niños del siglo XIX.

Como ya hemos dicho, se realizará en el Museo del Romanticismo, en Madrid. El periodo completo del taller es de una semana y estarán disponibles hasta el 30 de julio. La llegada de los niños es entre las 8’45 y 9 de la mañana y la recogida es entre las 2 y 2’15 del mediodía. El precio es de 110 euros, aunque si se es miembro de la Asociación Amigos del Museo Romántico, cuesta 80 euros. En el precio no está incluido el desayuno, por lo que cada niño deberá llevar el suyo.

Vía | Con mis hijos
Página Oficial | Museo Romanticismo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *