30 marzo 2017 Salud

Cómo tratar correctamente este problema

Uno de los problemas más comunes en los niños son las uñas encarnadas o incarnatas. Tanto en los bebés como en los niños pequeños vemos que las uñas aún son blandas y tienen gran flexibilidad, por eso sus esquinas pueden crecer hacia la cutícula generando que se inflame la zona o, en otros casos, se infecte.

Cuando una uña se encarna se ve la zona alrededor de ella roja, inflamada y muy sensible al tacto, en estos casos podemos estar frente a una infección bacteriana y lo ideal sería consultar con el médico.

Si los niños están con fiebre o la zona roja se extiende por todo el dedo consulta con su pediatra de manera inmediata. Si el niño no tiene fiebre ni la zona inflamada se podrá solucionar el problema en casa. Una buena medida es remojar sus pies en agua tibia con jabón unas dos veces al día.

Las uñas se tienen que cortar de manera recta tratando que sus esquinas o extremos quede más largos.

También se puede aplicar alguna crema antibiótica de uso tópico especialmente creada para niños. Cuando su dedito se encuentre menos sensible podremos, con mucho cuidado, tratar de doblar la uña hacia arriba y después sacarla de la cutícula. Lo ideal es hacerlo luego de un baño cuando la uña y la piel está más blanda.

Existe una manera de evitar que sus uñas se encarnen a futuro, se tienen que cortar de manera recta tratando que sus esquinas o extremos queden más largos. Intenta que los niños usen calzado ancho, confeccionados de tela o cuero suave, aireados, usando siempre calcetines de algodón. Evita que los pies transpiren conservándolos limpios.

Algunos niños son más propensos a tener unas encarnadas, nos referimos a los que tienen una piel más húmeda y fina. También depende de realizar un corte correcto, de la forma de la uña y de la transpiración de los pies.

Las uñas encarnadas provocan dolores y molestias que van aumentando con el paso de los días o si se practica algún deporte. Cuando ya la zona esta infectada los dolores se vuelven constantes e intolerantes. Al llegar a este punto se notará la aparición de un bulto carnoso que cubre parte de su uña. La inflamación se da por la presión en la zona o por la forma que va tomando la uña al estar en contacto con el dedo vecino o con su calzado.

Tips para cuidar los pies

Un punto clave es lavar los pies usando jabón neutro, el agua debe estar tibia en invierno y fría en verano. Después se tendrán que secar los pies correctamente, especialmente entre los dedos usando una toalla suave, no fregar la piel para evitar inflamaciones.

Colocar una crema hidratante en los pies, enfocándonos en los talones y en el dorso del pies. No se deberá colocar crema entre los dedos ya que podrían aparecer maceraciones.

Mantener siempre las uñas de los pies cortadas de manera recta, lo ideal es limarlas.

Vía | Dodot
Foto | Pixabay – Feeloona

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *