Cómo diferenciar la tristeza y la depresión infantil

Cómo diferenciar la tristeza y la depresión infantil

Escrito por: Maite Nicuesa    11 enero 2021     3 minutos

A pesar de que la tristeza está presente en la depresión, la forma que adquiere es diferente al sentimiento natural que desaparece con el tiempo

El próximo 13 de enero se celebrará el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión. La pandemia de coronavirus ha producido importantes efectos en una sociedad que se ha familiarizado con la distancia social. La incertidumbre, la preocupación, el miedo y la soledad también pueden generar efectos en el plano de la salud mental.

La depresión no solo puede afectar a los adultos, sino también a los niños. En el lenguaje cotidiano, en ocasiones, se utilizan como si fuesen conceptos sinónimos la tristeza y la depresión. En El Blog Infantil compartimos algunas reflexiones para diferenciarlas.

Diferencias entre la tristeza y la depresión infantil

La tristeza está relacionada con una causa concreta. Por ello, el paso del tiempo calma este sentimiento que se manifiesta en el estado de ánimo del protagonista. Sin embargo, la depresión infantil, como trastorno del estado de ánimo, requiere de un diagnóstico especializado.

De este modo, al tratarse de un trastorno, produce un efecto limitante en la rutina diaria del protagonista. El niño muestra un menor interés hacia actividades que antes le encantaban, porque este padecimiento afecta a su capacidad de disfrute.

La depresión muestra una forma de tristeza crónica

La tristeza es un sentimiento natural que puede surgir en múltiples momentos vitales: en la soledad, ante la muerte de un ser querido, al vivir una decepción… Es un sentimiento natural y necesario. La tristeza también está presente en un diagnóstico de depresión, pero en este caso, adquiere una forma crónica.

Esta forma de tristeza afecta al niño en los distintos ámbitos de su vida: en el hogar, en la escuela, en sus relaciones sociales, en su rutina diaria… La depresión está acompañada por la tristeza crónica, pero también muestra otros síntomas como el pensamiento negativo, el cansancio habitual, las creencias limitantes, el desánimo y la desesperanza.

Depresion Infantil

Es importante contar con apoyo especializado

El apoyo que la familia ofrece al niño puede no ser suficiente para ayudarle a sentirse mejor cuando sufre depresión infantil. En ocasiones, el desconocimiento en torno a la depresión infantil hace que el entorno más cercano no sepa cómo acompañar de forma positiva. La depresión infantil no solo afecta al menor, sino también a un entorno familiar que se siente desorientado. Observa reacciones en el niño que pueden parecer desproporcionadas en relación con aquello que sucede.

La tristeza infantil es pasajera, natural y temporal. Está en relación con la causa que la produce. A pesar de no resultar agradable, el niño afronta la situación porque dispone de recursos para ello. Sin embargo, la depresión produce efectos en aspectos que están directamente vinculados con el bienestar infantil: el descanso y la alimentación. A su vez, la depresión infantil afecta al nivel de concentración y a la motivación. Es decir, este tipo de padecimiento tiene un alcance significativo y el niño tiene un menor nivel de energía para afrontar las actividades cotidianas.

Comentarios cerrados


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.