Educación de un pequeño invidente

Educación de un pequeño invidente

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    25 julio 2014     Sin comentarios     2 minutos

Los niños ciegos o con baja visión tienen necesidades educativas diferentes a las de otros pequeños, por eso los docentes y maestros deben tener en cuenta distintas estrategias para obtener buenos resultados en sus tareas. Lo fundamental es que se establezca un buen vínculo entre ellos, evitando trasmitir los propios miedos a los alumnos, ayudando a que se afiance el autoestima.

Las necesidades educativas de un niño ciego o con baja visión son diferentes a las de los otros pequeños, los maestros y docentes deben tener en cuenta diferentes estrategias para obtener buenos resultados en los alumnos.

Entre los puntos para tener en cuenta, los expertos en la materia, deben prestar atención al vínculo que se establezca desde lo personal, además de reducir las propias vacilaciones frente al niño ya que esto podría incrementar la inseguridad.

Los niños que tengan una baja visión o sean ciegos deben tener su propia autonomía, no será necesario ayudarlo si no lo necesitan. Así podrán comenzar a ver sus posibilidades reales. Si bien es cierto que tienen limitaciones existen muchas cosas que pueden realizar por sus medios. Los docentes o las personas que se ocupen de su educación deben consultar con ellos acerca de sus necesidades.

Las cosas se deben decir claramente, no se deben evitar las palabras vinculadas a su visión, tampoco es bueno ponerlo a prueba ni jugar a las ‘adivinanzas’. Si se actúa con naturalidad y se le devuelve al pequeño la imagen de una persona valiosa en sí misma, independientemente de su deficiencia, seguramente los resultados serán positivos y ellos elevarán su autoestima y su nivel de conocimientos.

También se debe realizar una efectiva estimulación multisensorial que permita favorecer el uso de los sentidos (especialmente el oído y el tacto), se deben trabajar sobre los objetos y situaciones de la vida real, verbalizando las situaciones que atraviesa empleando siempre un lenguaje correcto.

Los niños deben encontrarse en ambientes que tengan controlados el nivel del ruido del aula, muchos trabajan mejor con los objetos reales, las maquetas, las figuras estáticas.

Los maestros y docentes son muy importantes en el proceso de inclusión educativa. La presencia de un alumno con baja visión o ciego dentro de un aula obligará a realizar algunos cambios organizativos y didácticos.

Vía | Actividades Infantil
Foto | Flickr – Srgpicker


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.