Más de 100000 niños desplazados en Japón buscan una esperanza

Más de 100000 niños desplazados en Japón buscan una esperanza

Escrito por: Maite Nicuesa    17 marzo 2011     3 Comentarios     2 minutos

Lo cierto es que si ya de por sí resulta difícil para cualquier adulto poder entender la catástrofe natural que ha surgido en Japón todavía resulta más difícil de entender este hecho para un niño. En términos estadísticos, más de 100000 niños y niñas han sido desplazados en Japón. Lo cierto es que los más pequeños de la casa no entienden qué ha pasado, de hecho, ellos quieren volver al colegio y jugar con los amigos. Sin embargo, muchas escuelas se han convertido en refugios provisionales. Refugios en los que se ha creado una zona de juegos para los más pequeños de la casa. Lo más importante es ofrecer apoyo emocional a los niños ya que esta vivencia puede ser muy traumática puesto que algunos de estos niños han podido perder su casa o algún familiar.

Mantener la esperanza en medio del sufrimiento no es nada fácil puesto que a nivel psicológico resulta estremecedor hacer frente a un cambio tan grande en cuestión de unas horas. Está claro que los testigos de la tragedia necesitarán tiempo y ayuda para poder superar el dolor.


Todavía no hace ni una semana del terremoto tan cruel que asoló Japón, el posterior tsunami y las demás explosiones. En medio del sufrimiento, existen profesionales como Stephen McDonald que trabaja para Vida Positiva y ha descrito la situación que se respira en estos momentos y cómo viven los niños este desorden.

Según explica Stephen McDonald serán necesarios más de 3,6 millones de euros para poder hacer frente a la tragedia que afecta a un total de 100000 niños. Esperemos que la esperanza vuelva pronto a Japón de la mano de la solidaridad, la ayuda social y el carácter firme de los japoneses que es todo un ejemplo de superación.

Foto | Estrella Digital


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.