Mayor riesgo de alergias infantiles en los menús navideños

Mayor riesgo de alergias infantiles en los menús navideños

Escrito por: Sacra    23 diciembre 2017     Sin comentarios     3 minutos

Las comidas con la familia suelen ser uno de los pilares fundamentales de la Navidad, sin embargo para los niños alérgicos los riesgos se multiplican.

Las fiestas navideñas suelen caracterizarse, además de por disfrutar un tiempo de ocio especial, por preparar opíparos menús en los que solemos incluir alimentos que, por norma general, no tomamos durante el resto del año. El marisco, los turrones, los pescados y los frutos secos, se convierten en los reyes de la mesa, descubriendo exquisitos manjares preparados con todo mimo.

Precisamente por tratarse de alimentos nuevos o más delicados para la alimentación de los niños, es necesario que llevemos mucho cuidado, incluso aunque no esté diagnosticado como alérgico. En algunos casos será la primera vez que lo prueben y, por lo tanto, no sabemos cuál será su reacción. Por lo tanto es necesario que seamos cautos y sigamos los consejos que nos marcan los especialistas.

El marisco, los pescados y los frutos secos los reyes de la Navidad

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), ha lanzado una serie de consejos para conseguir que estas Navidades sean seguras, mucho más para los niños. Es importante que vigilemos los alimentos que ofrecemos a los niños. No podemos olvidar que la alergia al pescado, en los niños, está situada en un 12,6 por ciento, y el 7,4 por ciento en los mariscos. Estas dos alergias, más la de los frutos secos, son los que encabezan la lista de alimentos menos aceptados por los niños, siendo, precisamente, los más consumidos en estas fechas.

Si el niño ya ha sido diagnosticado como alérgico, es importante vigilar bien los alimentos que vamos a tomar. Si los preparamos de forma casera sabemos elegir aquellos que están a salvo, sin embargo es importante que vigilemos si se nos escapa algún aditivo o complemento que pueda llevar trazas de los nutrientes prohibidos. Los dulces, sobre todo, son un cúmulo de pequeños alimentos, no visibles, pero que se esconden entre sus ingredientes pudiendo causar graves problemas.

Es importante también vigilar bien los utensilios de cocina con los que vamos a preparar nuestro menú. Los niños más sensibles a esos alimentos, aunque no los coman, pueden tener una reacción alérgica incluso teniendo contacto con algún enser que haya podido rozar su comida. Es necesario, también, si comemos fuera, informar en la cocina de las necesidades especiales de tu hijo.

Niña comiendo marisco

Si no lo ha probado, dar pequeñas cantidades

Pero también puede suceder que el pequeño no haya sido diagnosticado de ninguna alergia y, por sorpresa, le aparezca esa noche. Si nunca ha probado el marisco, algún tipo de pescado o los frutos secos, es importante que lo tome en una pequeña cantidad para comprobar si sufre alguna reacción. En el caso de que no ocurra, ir dándole poquito a poco, y siempre bajo vigilancia.

Resulta imprescindible, para los peques que sean alérgicos, llevar siempre el “botiquín de urgencia” allá donde vayamos. Es fácil que se cuele algún alimento que no tolere, por eso para evitar sustos mayores, y hasta que lleguemos al hospital (en el caso de ser una reacción muy grave), poder tratarlo con los fármacos correspondientes. Es así como los peques podrán disfrutar de las entrañables comidas navideñas en familia, pero sin ningún riesgo.

Vía | Infosalus
Fotos | Ulises Murguia Soto y Guía infantil


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.