Los niños en el cine: Elizabeth Taylor

Los niños en el cine: Elizabeth Taylor

Escrito por: Sacra    14 diciembre 2014     Comentario     2 minutos

Y haciendo nuestro repaso por aquellos niños que marcaron historia dentro del mundo del cine, no podíamos olvidarnos de una de las más grandes estrellas que ha dado esta industria: Elizabeth Taylor. Aunque la mayoría de nosotros la recordemos como la gran Cleopatra o la desequilibrada protagonista de “¿Quién teme a Virgina Woolf?”, lo cierto es que su carrera, en el mundo de la interpretación, empezó cuando sólo tenía diez años, entonces ya despuntaba con la belleza y la frescura que, más tarde, la harían famosa.

Elizabeth Taylor nació en Londres aunque, poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, decidieron instalarse en Estados Unidos. Fue en Los Ángeles donde transcurriría la vida de nuestra protagonista. Su padre era marchante de arte por lo que se rodeaba de la gente adinerada y famosa de Hollywood, así la niña fue casi, impulsada, a una carrera a la que, especialmente su madre, se negaba.

Su primera intervención en el cine fue con 9 años en una película que pasó sin pena ni gloria. Pero sería un año después, cuando la jovencita Elizabeth Taylor brillara con todo su esplendor. Su primer gran papel lo llevó a cabo con 10 años en “Lassie Come Home”, una de esas historias llenas de ternura y dramatismo que hizo llorar a medio mundo. Allí compartió papel con otro gran actor infantil: Roddy McDowall, con el que conservó una intensa amistad toda la vida.

Desde aquella primera aparición en la gran pantalla, en 1942, hasta su fallecimiento en 2011, la carrera cinematográfica de Taylor ha estado repleta de importantísimos éxitos y otros trabajos que han pasado sin pena ni gloria. Reina del cine pero, también, de la prensa rosa, sonados han sido sus múltiples matrimonios, algunos de ellos con el mismo marido.

Vía | Wikipedia
Foto | Starmedia


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.