El pediatra que se convierte en superhéroe para curar a los niños con cáncer

El pediatra que se convierte en superhéroe para curar a los niños con cáncer

Escrito por: Sacra    9 junio 2016     Sin comentarios     2 minutos

Sergio Gallegos es un oncólogo pediátrico que trabaja en el Hospital de Guadalajara, en México, y se le ha ocurrido la genial idea de disfrazarse cada día de superhéroe para intentar hacer más feliz la estancia de los niños que se encuentran ingresados debido a problemas de leucemia. Tal ha sido su éxito que su arriesgada aventura ha dado la vuelta al mundo. Y es que no es para menos, desde que puso en marcha este divertido plan, el porcentaje de niños que han superado la enfermedad ha pasado del 34 al 83 por ciento.

El doctor Gallegos ha conseguido romper esa barrera que separa al facultativo del enfermo, la bata blanca ha quedado colgada en su despacho, sabedor de que es mucho mejor que un buen héroe atienda a sus pacientes, 22 niños que cada día esperan con emoción la visita de Batman, Spiderman, el Capitán América o Superman.

A pesar de que las cifras de niños que han superado la leucemia desde que tomó la decisión de convertirse en superhéroe, al doctor Gallegos le gusta recalcar que se trata de una labor en equipo y no es mérito de su ocurrencia, aunque no deja de reconocer que los niños se divierten mucho, dejando que sus sonrisas y emociones se conviertan, también, en auténticos bálsamos curativos.

Sergio Gallegos pediatra mexicano

Y es que no hay nada más veraz que sentir en las carnes propias este tipo de problemas de salud para intentar encontrar soluciones. Sergio Gallegos padeció cáncer cuando era todavía un niño, entonces sus padres lo trasladaron a Estados Unidos para encontrar su tratamiento. Una vez se hubo curado, se prometió a sí mismo, buscar soluciones y maneras de hacer más feliz la vida de los niños que, como él, se encontraran enfermos en su país.

Vía | Mi Brújula


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.