La resaca de los Reyes Magos y el exceso de juguetes

La resaca de los Reyes Magos y el exceso de juguetes

Escrito por: Sacra    7 enero 2014     Comentario     2 minutos

Parece que hoy vuelve ya todo a la normalidad. Las fiestas navideñas nos han dejado días de diversión, de reflexión, entretenimiento y, sobre todo, muchas sorpresas para los niños. La visita de Papá Noel, la carta de los Reyes Magos, los abuelos, los tíos e, incluso, los mismos vecinos, no han querido dejar pasar la ocasión para demostrarle al pequeño cuanto se acuerdan de él y obsequiarle, generalmente, con un juguete.

En la mayoría de casas ayer fue uno de esos días en los que se agolpaban los paquetes y los niños madrugaban nerviosos, esperando encontrar su juguete favorito, entre la multitud de deseos que se iban sucediendo al paso de la Cabalgata de los Reyes Magos. Un día lleno de alegría pero, también, de excesos.

Según los expertos es importante dosificar los juguetes que han recibido nuestros niños y que, en la mayoría de los casos, suelen ser tantos y tan variados que van a causar una especie de colapso emocional en el pequeño. Puede ocurrir que al tenerlos todos a mano y disponibles pierdan el interés total por ellos, por lo que podemos hacer un pacto: elige unos pocos para ir jugando con ellos ahora y el resto los guardamos e iremos entregando a medida que los vaya necesitando, de esta forma los cogerá con deseo y la diversión será mucho más plena y placentera.

De todos modos, y antes de llegar a estas decisiones, lo suyo es hablar con el niño y hacerle entender que no debe abusar a la hora de pedir juguetes en su carta a los Reyes Magos. Si desde bien pequeños les enseñamos a seguir unas normas de consumo responsable, serán unos adultos mucho más respetuosos, evitando las temidas caídas en la frustración. Y es que, como siempre decimos, en la educación está la clave del éxito.

Foto | Bogota city


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.