11 mayo 2016 Educación

La actitud positiva

Decir algo agradable a un niño no tiene por qué ser una alabanza, no tiene por qué implicar un juicio, aunque tal vez sea así.

Decir cosas agradables tiene muchas ventajas. Si el padre está contento, hay que transmitírselo a los hijos, aunque ellos no sean el motivo de su alegría. Hay que comentar los éxitos que han logrado los padres, así como los de sus hijos, mostrarles que se tienen sentimientos positivos.

No es necesario que el niño esté de acuerdo en que hoy es un gran día. Probablemente, no lo admitirá sólo para fastidiar. Pero es importante que el niño sepa que los sentimientos de sus padres son positivos porque su opinión general de la vida es importante para él, aunque actúe como si no lo fuera.

Cosas agradables que decir

  • Se puede decir algo agradable sobre una característica personal favorable del niño para demostrarle que uno no siempre tiene que hacer algo para merecer elogios.
  • Se puede decir algo agradable sobre algo que haya hecho el niño, mostrándole que una buena actitud es una fuente de sensaciones gratas.
  • Se puede decir algo agradable de uno mismo para mostrar que la autoestima positiva es buena. Se le está diciendo con ello al niño que es posible sentirse bien con uno mismo sin buscar continuamente la aprobación de los demás.
  • Se puede decir algo agradable sobre otras personas para mostrar que está bien tener buenos pensamientos hacia los demás aunque no estén presentes.
  • Se puede decir algo agradable sobre cualquier cosa para mostrar que uno se siente bien al pensar favorablemente de algo o alguien.
  • Se puede decir algo agradable sobre un árbol, una puesta de sol o el color de un edificio para mostrar que es bueno obtener satisfacción de las experiencias cotidianas.
  • Se puede decir algo agradable sobre algo o alguien que también posea características que no nos gustan, para mostrar que la vida no es sólo blanco o negro, y que bueno y malo a menudo van unidos.

Decir algo agradable no es necesariamente una alabanza, pero muestra que se tiene una actitud positiva, lo cual es muy necesario para los padres. Comunica una visión positiva de la vida que se transmitirá al niño.

Todo comentario agradable tendrá un efecto positivo en la vida diariaDecir algo agradable suaviza la dureza de las críticas, aunque normalmente somos más amables con otras personas que con nuestros propios hijos. Esto es así porque juzgamos a nuestros hijos más que a los demás.

Hay padres que están continuamente juzgando a todo el mundo. Sus hijos se convertirán también en severos críticos o, con suerte, en todo lo contrario. En ambos casos, el niño, incluso cuando sea un adulto, se verá atrapado por los juicios de sus padres.

Estas bellotas no caerán muy lejos del árbol, y raramente llegarán a convertirse en poderosos robles.

Fuente | Cómo ser mejores PADRES, Reynold Bean.
Imagen | Pixabay

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *