10 enero 2017 Salud

Sintomas para tener presente

En algunos casos nuestros pequeños pueden sufrir alergia a sus mascotas, hoy hablaremos acerca de la alergia a los gatos, cómo identificarla, sus causas y los tratamientos que se deben seguir.

Desde la Academia Americana de Pediatría consideran que no es aconsejable adoptar una mascota sin antes verificar si se tiene o no alergia. Los síntomas más frecuentes que presentan los niños dependerán de la gravedad de la alergia, es normal que empiecen a estornudar o que tengan secreción nasal.

La tos, la respiración con silbido, la congestión de la nariz, los problemas para dormir son síntomas que pueden presentarse en pequeños que tienen alergia a los gatos. Si el pequeño tiene una marcada congestión nasal se puede llegar a bloquear las dos fosas nasales provocando que el niño tenga que respirar por su boca.

Para poder diagnosticar la alergia de los gatos se tiene que hacer una prueba en la piel y en la sangre.

Los pequeños también pueden presentar dermatitis por contacto, en este caso se genera un enrojecimiento, ronchas y picazón en su piel.

Causas de la alergia de los gatos

Normalmente las alergias aparecen por primera vez en la niñez, es más frecuencia que aparezcan cuando en la familia existe un historial de alergias. Los expertos en la materia consideran que las alergias a los felinos son provocadas por las proteínas que suelen ser inofensivas y están presentes en la saliva, en la caspa y en la orina del gato.

Cuando los gatos inhalan el epitelio del gato su sistema inmunológico ataca y provoca una respuesta de tipo inflamatoria en las vías nasales y en los pulmones.

Para poder diagnosticar la alergia de los gatos se tiene que hacer una prueba en la piel y en la sangre. En ciertas oportunidades se deberá al moho o polen que queda en la piel de la mascota y queda liberado al cepillarlo o acariciarlo.

Si los bebés tienen alergia es necesario que el gato no esté en la casa de manera definitiva, ya que la ausencia temporal no evitará que los alérgenos desaparezcan ya que la caspa se mantiene.

Tratamiento de la alergia

Es muy importante no automedicar a los niños ante los síntomas a la alergia, ni con remedios casaros, siempre será necesario acudir al pediatra o a un médico especializado en alergias. En ciertos casos los médicos podrán recomendar usar vacunas contra la alergia, estas vacunas son pequeñas inyecciones del alérgeno del gato, así los pequeños desarrollarán tolerancia a las proteínas presentes en la caspa o pelaje del gato.

A la hora de limpiar la habitación del pequeño usar una aspiradora que tenga un filtro de aire de alta eficacia y de vapor, así se podrá limpiar el ambiente frecuentemente evitando las consecuencias de la alergia. En el caso de que las alergias sean más graves lamentablemente la mejor opción es encontrar un nuevo hogar para el gatito.

Vía | Experto Animal
Foto | Pixabay – Norm Wosborth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *