31 julio 2013 Alimentación

Golosinas

Entre los alimentos que más atragantamientos causan encontramos los perritos calientes, frutos secos y caramelos. Un estudio ha demostrado que mediante un mejor diseño los incidentes de asfixia podrían mejorarse notablemente.

El trabajo fue realizado por un equipo de investigadores de Estados Unidos. Para eso se estudiaron 12.435 niños menores que visitaron las Salas Urgencia tras atragantarse en las comidas.

El 38 por ciento de los menores de un año de edad que sufrieron un cuadro de atragantamiento fue por la leche materna, en los más grandecitos el 40 por ciento sufrieron problemas al ingerir caramelos, carne, huesos, verduras.

Gary Smith, investigador del Hospital Nacional de Niños de Ohio señaló que: “Los perritos calientes tienen prácticamente la misma forma y tamaño que las vías respiratorias de los niños, por lo que pueden bloquerlas y producir un atragantamiento. Además, las semillas y los frutos secos son también alimentos muy difíciles de tragar, especialmente si los niños se colocan muchos en la boca para tragar de una sola vez“.

Smith considera que una forma de prevenir esta asfixia es cambiando el diseño de los alimentos, además de cambiando el etiquetado sugiriendo una mayor supervisión por parte de los adultos en el momento en que los pequeños están comiendo estos productos.

Es muy importante que los alimentos siempre estén cortados en trozos muy pequeños, en el caso de las uvas se aconseja cortarla por la mitad o por cuartos. De esta forma se podrán prevenir muchos accidentes que terminan en los departamentos de Urgencia de los centros de salud.

Vía | La Razón
Foto | Flickr – Anton Osolev

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Riesgo de asfixia en niños 26 junio 2017
  2. Porciones saludables para niños 3 agosto 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *