16 septiembre 2010 Educación, Opinión

comer

Resulta muy importante que los niños cuenten con buenos modales a la hora de sentarse a la mesa. Tanto si van de invitados como si vamos a un restaurante, pero estos hábitos se adquieren día a día en los hogares.

Usar tenedores para comer. El cuchillo no se lleva a la boca, no se hacen bolitas con las migas del pan ni se juega con la comida.

Los niños (y los adultos también) deben masticar con la boca cerrada. Debemos explicarles a los pequeños que a nadie le interesa ni oír ni ver lo que sucede dentro de su boca. Esto incluye no hablar mientras se tiene la boca con comida.

No jugar con la comida. Los alimentos son para comer, no para jugar.

Comer lento y con calma.

No llenar la boca con comida, se ve feo y se puede atragantar sin darse cuenta.

Ya sea en un restaurante como en otra casa estando de visita, siempre agradecer cada vez que le sirvan algo, esto es un claro ejemplo de agradecimiento y educación.

Si la comida no es del tipo buffet (autoservicio) siempre es necesario esperar a que todos estén servidos para poder comenzar a comer.

Debemos tener cuidado que los alimentos en el plato no se desparramen, en caso de que tu plato sea un caos puedes ayudarte con un trozo de pan.

No tratar de alcanzar algo estirándote sobre las demás personas que se encuentren comiendo. Es preferible que se lo pidas a quién esté más cerca.

Otro consejo muy importante es: limpiar la boca con la servilleta antes y después de beber.

Y por último recuerda siempre pedir permiso a los padres o mayores a cargo para retirarte de la mesa, y no es aconsejable que lo hagas mientras los demás se encuentren comiendo.

Vía | Nacer y crecer
Foto | Flickr – PGV

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *