21 marzo 2010 Actualidad, Educación, Otros, Viajar

En caso de accidente los padres pueden ser acusados si los niños no llevaban cinturón
A ningún niño le gusta que le sujeten y cuanto mayor es más dificil es hacerle entender que debe llevar puesto el cinturón de seguridad en el coche o que debe ir en el asiento de seguridad. Sin embargo, si es una costumbre que les hemos enseñado desde pequeños lo normal es que ellos mismos se lo pongan por rutina. En cualquier caso es nuestra responsabilidad garantizar la seguridad de nuestros hijos, también dentro del coche.

La Fiscalía ha informado que los fiscales de seguridad vial actuarán contra los conductores en caso de accidente con lesiones o fallecimiento de menores. Será en los casos en que el niño no llevara el elemento de retención correspondiente y se contemplará que se trate de un delito de homicidio o lesiones imprudente. Según Bartolomé Vargas, fiscal coordinador de seguridad vial, el conductor del vehículo “ostenta una posición de garante respecto de los menores sin discernimiento o capacidad para ponerse el cinturón o utilizar el sistema de protección”.

Según indicó Vargas, 40 de los 76 menores fallecidos en accidente automovilístico en 2008 no llevaban los sistemas de retención pertinentes. No se sabe la cifra de niños que sufren lesiones leves por los mismos motivos. Remarcó que los niños son el grupo más vulnerable y que corren altísimos riesgos.

La pena es que muchos padres al leer noticias de este tipo decidirán poner a sus hijos el cinturón, no por las consecuencias que pueda tener para el niño el no llevarlo, sino por las consecuencias penales para él mismo. No digo que no les quieran, sólo que ni se plantean que pueda ocurrirles a ellos. Parece que las sanciones son algo que entendemos mejor.

Vía | La Razón
Foto | Circula seguro

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Cuatro de cada diez niños fallecido en coche no llevaba cinturón 1 diciembre 2010
  2. Cuatro de cada diez niños fallecidos en coche no llevaba cinturón 1 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *