13 agosto 2015 Salud

Las chanclas pueden dar problemas de espalda a los niños

Las chanclas de toda la vida, las de dedo, sean de goma o de algún otro material, son perfectas para la piscina y la playa, pero en ningún caso deberían utilizarse para caminar con ellas. Según algunos expertos las chanclas son el peor calzado para nuestros pies. Un estudio de la AU University afirma que al no tener arco ni más sujeción que la presión de nuestros dedos sobre ellas, pueden obligar a cambiar la forma de caminar y pueden provocar dolor y lesiones.

Si bien esto es importante para todos, lo es aún más para los niños cuyos pies aún están formándose. Al utilizar chanclas los músculos de las pantorrillas se estiran tensando el tendón de Aquiles y la parte posterior de la pierna mucho más de lo habitual. Esta postura forzada puede provocar dolor dos semanas después, por lo que si el niño se queja quizá no lo relacionemos con las chanclas.

La conclusión es obvia, no debemos dejar que los niños caminen con chancletas más que lo estrictamente necesario, cambiándoles el calzado cuando nos vayamos de la playa o la piscina. Los autores del estudio afirman que

Hemos descubierto que cuando la gente camina con chanclas alteran su forma de caminar, lo que puede provocar problemas y dolores desde los pies hasta las caderas y la parte baja de la espalda.

Recomiendan comprar chanclas con soporte para el arco plantar y, aún así, utilizarlas poco tiempo durante el día. El estudio se hizo con solo 39 personas, universitarias, muy pequeño para sacar conclusiones válidas, pero suficiente para tenerlo en cuenta. Por otro lado este tipo de chanclas limitan mucho los movimientos de los niños, no les dejan correr, saltar ni subirse a ningún lado, lo que para mí ya es suficiente para no usarlas fuera de las zonas de agua.

Vía | Everyday Health
Foto | Flickr-Lindsey Turner

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *