Chistes infantiles de Tan, tan,tan

Chistes infantiles de Tan, tan,tan

Escrito por: Sacra    31 enero 2018     Comentario     2 minutos

Los chistes para los niños suelen ser una forma estupenda de diversión. Nosotros, como padres, debemos procurarles momentos de risas y felicidad.

La risa, la alegría y la espontaneidad son elementos que, de forma natural, aparecen en el desarrollo de nuestros niños. Nosotros como padres debemos procurarles una vida libre de problemas y tristezas, en la que predomine ese estado alegre y simpático que viene a ser la antesala de una vida adulta mucho más agradable.

Dentro de todos esos elementos que fomentan la alegría y la risa, en niños y en adultos, están los chistes, esas breves historias que, con pocas palabras, son capaces de despertarnos la sorpresa invitándonos a la risa más sincera y espontánea. Hoy traemos algunos de esos chistes que son perfectos para los más pequeños y cuyo nexo común es la exageración. Seguro que vosotros sabéis muchos más, pero aquí os dejo unos cuantos.

Chistes de tan, tan, tan (y no es un tambor)

  • Era un hombre tan, tan, tan delgado que se apoyaba en la pared y parecía una grieta.
  • Era un río tan, tan, tan estrecho que solo tenía una orilla.
  • Era un hombre tan, tan, tan pequeño que en vez de viajar en metro viajaba en milímetro.
  • Era una niña que tenía la cabeza tan, tan, tan pequeña que no le cabía la menor duda.
  • Era un príncipe tan, tan, tan feo que Cenicienta se fue a su casa a las diez de la noche.
  • Era un caballo tan, tan, tan vago que cuando le ponían la silla se sentaba.
  • Era un muchacho tan, tan, tan alto que se comió un yogur y cuando le llegó al estómago ya estaba caducado.
  • Era un hombre que tenía una barba tan, tan, tan cerrada que se afeitaba con una llave.
  • Era una mujer tan, tan, tan delgada que le contrataron para limpiar macarrones por dentro.
  • Era un hombre tan, tan, tan alto que tenía una nube en el ojo.

ninos-riendo-chistes

Más chistes de tan, tan, tan

  • Era un chico tan, tan, tan tacaño que no prestaba ni atención.
  • Era una niña tan, tan, tan pelota que iba al colegio botando.
  • Era una adivina tan, tan, tan buena que además del futuro adivinaba el pretérito pluscuamperfecto.
  • Era un chiste tan, tan, tan malo que le pegaba a los chistes más pequeños.
  • Era un niño tan, tan, tan obediente que cuando la profesora borraba la pizarra él borraba la libreta.
  • Era un hombre tan, tan, tan fuerte que se pasaba el día doblando las esquinas.
  • Era una mujer tan, tan, tan pequeña que se subió a una canica y dijo: “El mundo es mío”
  • Era una bruja tan, tan, tan pequeña que cuando volaba lo hacía en la escobilla del water.
  • Era un hombre tan, tan, tan alto que se tropezó un miércoles y se cayó el viernes.

Fotos | Ok diario y Delfi


un comentario

  1. David dice:

    Buenos chistes para pasar un rato divertido con nuestros hijos. Tomo nota.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.