13 febrero 2011 Alimentación, Salud

Comer en familia mejora el asma de los niños
Comer en familia tiene muchas ventajas para los peques. Por un lado el obvio de compartir un rato con los padres, pero también se sabe que mejora su dieta y con ello limita sus posibilidades de sufrir obesidad. Parece que compartir mesa con los padres también ayuda a controlar mejor los síntomas del asma de los niños.

Según la autora del estudio, Barbara Fiese de la Universidad de Illinois, “Las comidas familiares son eventos regulares y repetitivos vividos por la gran mayoría de niños y adolescentes. La frecuencia de estas comidas tiene efectos postivos en la salud infantil: mayor consumo de frutas y verduras así como un menor riesgo de abuso de sustancias. Por el contrario, los pocos encuentros en la mesa se relacionan con mayor riesgo de trastornos de la alimentación.” Sin embargo queda por averiguar como afecta la calidad de las relaciones en la mesa a la salud del niño.

Los autores observaron en vídeo a 200 familias con hijos entre 5 y 12 años, con asma persistente, durante ocho semanas. Se tomó nota de la medicación que recibían los niños, su frecuencia y las medidas tomadas para mejorar la enfermedad. Comprobaron que de media la familia tardaba 18 minutos en comer, pero según los investigadores, “incluso pese a esta corta duración, la calidad de las interacciones familiares se relacionó con un mejor funcionamiento pulmonar de los niños, una mejoría de los síntomas y un aumento de la calidad de vida”.

El trabajo también concluye que las familias en las “que los primeros cuidadores tienen menor nivel de estudios, o son monoparentales o con menos miembros, tienden a ausentarse más de la mesa, ven más la televisión y hablan más por teléfono durante el almuerzo. Esto se traduce en una comida más desorganizada, lo que repercute en la salud infantil”.

El Jefe de Sección de Neumología del Hospital del Niño Jesús, José Ramón Villa, se sorprende del poco tiempo que estas familias dedican a la comida familiar. Pero cree que la relación entre un asma mejor controlada y las comidas de más calidad en la relación y mayor duración puede explicarse porque también sean las que cumplen mejor el tratamiento. Por otro lado explica que, Algunos estudios apuntan a que una dieta rica en antioxidantes, frutas y verduras ayuda a un mejor control del asma. Las familias que comen rápido es probable que hagan una dieta más basada en comidas precocinadas y con más ‘comida basura’ lo que tendría un efecto negativo en el asma del niño”

Así, no sólo sería importante comer con los niños, también hacerlo de manera organizada y manteniendo una interacción que les beneficiará. Sin televisión pero con conversación.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr- Polentafria

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. 3 de Mayo: Día del Asma, un día para tomar conciencia 4 mayo 2011
  2. Contra el asma, dieta mediterránea 22 julio 2011
  3. Otra consecuencia de la comida basura 10 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *