27 abril 2017 Psicología

Afianzar su autoestima para ayudarlos a ser felices

Existen ciertos aspectos que podremos tener en cuenta a la hora de potenciar su felicidad al máximo posible. El día de hoy te daremos algunos consejos prácticos para poder ayudarlos a ser más felices desde pequeños.

Un punto clave es enseñarles a ser amables, esto se podrá enseñar mediante la imitación. Si los pequeños notan que nosotros somos amables, con ellos y con otras personas, seguramente lo tomarán como algo natural, que irán incorporando a su modo de vida.

Los pequeños que son amables sentirán mayores niveles de satisfacción y más energía, serán más cariñosos y más agradables. Su amabilidad les permitirá tener una mayor estabilidad en su ámbito social. Distintas investigaciones demostraron que la amabilidad, en la adultez, son aspectos muy importante que se tienen presentes a la hora de buscar pareja o formar una cultura.

Aprender a agradecer. Quienes desarrollan el reconocimiento hacia otras personas y saben dar las gracias favorecerán su estabilidad mental y podrán enriquecer el crecimiento dentro de su familia. Es muy importante que los niños aprendan a generar un sentimiento de pertenencia y seguridad, tanto dentro de su familia como en la sociedad en general.

Ayudarlos a incrmentar la felicidad

La importancia de ser positivos. Los niños que tienen pensamientos positivos son más seguros y tienen más confianza en sí mismos. Gracias a estos sentimientos podrán controlar con mayor facilidad las interpretaciones acerca de la realidad y diferentes aspectos de su mente. Cuando llegan a la adultez el positivismo les ayudará a encontrar buenas oportunidades, tanto a nivel laboral como a nivel personal, serán más capaces de encontrar soluciones directas a problemas que se podrán presentar.

Como adultos es fundamental enseñarle a los niños a no ponerle etiquetas ni rótulos a las personas, si les enseñamos estos aspectos como algo bueno seguramente no podrán desarrollar su identidad libremente. Al decirle a un niño ‘eres un pequeño malo’, ‘eres una llorona’, los estaremos condicionando, son descripciones que tendríamos que evitar hacer.

La mejor forma para desarrollar la felicidad en la niñez es tratarlos enfocándonos en sus potencialidades. No remarca sus errores como si fueran características, una manera podría ser decirles ‘eres un pequeño bueno pero te estas comportando mal’, señalando que lo malo es la actitud y no ellos como personas.

Evitemos dramatizar. Si por todos los hechos de la vida cotidiana hacemos un drama no llegarán a distinguir que es lo importante de la vida, si hacemos un escándalo cuando no hace bien la tarea y actuamos de la misma forma si le pego a un hermano no sabrá diferenciar que es lo importante y que no. Hacer mal una tarea es algo que no merece castigo, está aprendiendo y es normal y sano que se equivoque, pero si le pega a su hermano deberá tener un llamado de atención (a su actitud y no a su persona).

Distintos estudios demostraron que los pequeños pueden ser hasta un 50 por ciento más felices cuando consiguen sus objetivos por mérito propios. Por eso es muy importante enseñarles a ser independiente, dentro de sus edades y capacidades.

Vía | Odettemurguiaamx
Foto | Pixabay – Gimanshin / Pixabay – Aniestev

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *