6 septiembre 2015 Actualidad, Educación

Crayon initiative

Las ceras duras de colores no son biodegradables y además son (casi) irrompibles, ¿lo sabías? Esa fue una de las motivaciones de Bryan Ware al fundar su iniciativa (Crayon Initiative). La otra (motivación) había llegado durante una cena celebrando su cumpleaños. Resultó que estaba con su familia en uno de esos restaurantes que entregan láminas y colores a los niños para que se entretengan, y resultó (también) que cayó en la cuenta de la ingente cantidad de ceras que a diario se deben estar desperdiciando en el mundo. Sí, se desperdician porque en los establecimientos se suelen quedar sobre la mesa, y la cajita pequeña que te dan en la tienda al comprar el material escolar, se queda a medio usar en el suelo del parque donde vais a jugar.

Bryan tenía una empresa de soluciones creativas a los actuales problemas de embalaje (de hecho durante toda su vida académica y laboral se había estado dedicando a temas artísticos, y por ende creativos). Así pues, decidió poner en marcha un sistema de reciclaje de colores para después destinarlos a entretener a los niños que pasan períodos de su vida hospitalizados.

Crayon initiative3

Este hombre está convencido de que los establecimientos hospitalarios deberían priorizar los programas de entretenimiento (conjuntamente con el aprendizaje) incluyendo las enseñanzas artísticas y la creatividad. Si está en lo cierto, ahora tienen una ayuda importante de la mano de Crayon Initiative

Esta es una bonita idea que ha sido puesta en marcha con mucha voluntad y algo de ingenio; de esta forma además, se evita que los lápices de cera acaben en papeleras y contenedores, para adquirir un claro protagonismo en la vida de niños enfermitos; o en otros proyectos infantiles. La iniciativa Crayon ya pisa con fuerza para hacer felices a los pequeños.

Página oficial | The Crayon Initiative

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *