12 octubre 2012 Actualidad, Lecturas Infantiles

Surgió de la necesidad de una madre de contar a sus hijos la batalla que estaba librando su cuerpoEste cuento de reinas, reyes, ejércitos malvados, príncipes y princesas comenzó a gestarse en el mismo campo de batalla, en el interior de una mujer que está poniendo todos sus esfuerzos para ganar la batalla al cáncer de mama. Irene Aparici padece un cáncer de mama muy agresivo con el que lleva enfrentándose más de un año.

Cuando le diagnosticaron la enfermedad solicitó al doctor que le explicase todo lo relacionado al cáncer como si fuese una niña, quería comprender exáctamente a lo que se iba a enfrentar. Después decidió que sus hijos de diez y doce años debían saber lo que le estaba pasando, sin mentiras. Por eso los reunió e intentó contarles su situación de la manera más real posible aunque después de la conversación le quedó la duda de si lo habría explicado bien.

Tras su paso continuado por los hospitales para recibir tratamientos o realizarse pruebas Irene tenía que relatar a sus amigos y familiares el resultado repitiendo y reviviendo cada vez las mismas escenas. Es por ello que optó por mandar por email sus experiencias a toda su lista de amigos llegando a tener una lista de contactos de más de 150 personas. Finalmente sus contactos recibieron además de las noticias del progreso y la lucha contra la enfermedad un cuento: “Mamá se va a la guerra”.

En él, Irene cuenta su experiencia desde la perspectiva de una reina que tiene que combatir con un órdago de células malignas a las que les encanta algo que ella posee. Antes de mostrar el cuento a sus hijos Irene se lo mostró a su oncólogo con la intención de que revisase su contenido por su había escrito alguna barbaridad en cuanto a la enfermedad. Pero el doctor contrariamente le dijo que su mujer, una oncóloga infantil, estaba utilizándolo con sus pacientes para explicarles la enfermedad.

Y así es como nació esta historia. Una historia dulcemente ilustrada por Mónica Carretero y editada por Cuento de Luz. Una historia que pretende que sirva de ayuda a muchas otras “reinas” que tienen que enfrentarse al mal con el apoyo de generales vestidos de blanco y pequeños príncipes y princesas.
Vía | El Mundo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *