18 noviembre 2016 Salud

Un trastorno que afecta a muchos niños

Muchos pequeños tienen pie plano, un problema que debe ser tratado para mejorar la postura y otras consecuencias en la salud de los niños. Hoy te contaremos todo lo que debes saber acerca de este problema.

Los profesionales consideran que el pie plano es una disminución en la altura del arco longitudinal plantar o bóveda plantar. Este trastorno se vincula con al alineación del niño cuando se encuentra de pie y apoya su peso sobre la bóveda plantar.

Se puede ver como su talón se desvía hacia afuera, la zona del arco plantas genera una sensación de pie hundido y la parte más anterior del pie se colocan con mayor apoyo de la parte interna.

En primer lugar el profesional deberá establecer si se está frente a un caso de pie plano flexible o frente a un caso de pie plano rígido.

En los primeros años de vida el pie de los pequeños tiene una apariencia de tener pie plano, esto se relaciona con la gran elasticidad y por la acumulación del tejido adiposo que se encuentra en la planta del pie. Con el paso de los años el arco se va formando y continuará aumentando.

Diferentes estudios llegaron a demostrar que son muchas las personas que alcanzan la edad adulta sin haber alcanzado la altura del arco longitudinal óptima o la esperada. De hecho en la actualidad el pie plano flexible es considerado como un aspecto normal.

Si bien no se sabe con exactitud cuales son las razones que generan un pie plano muchos piensan que estar descalzo ayudaría a los niños a desarrollar los músculos del pie, además que los calzados planos o rígidos colaborarían para la aparición de este trastorno.

Cómo actuar frente al pie plano

En primer lugar el profesional deberá establecer si se está frente a un caso de pie plano flexible o frente a un caso de pie plano rígido. En el caso de que se trate de un pie plano rígido estaremos frente a una unión incorrecta entre los huesos del pie. Esto provoca serios problemas en la movilidad, además de ser doloroso.

El médico será quien establezca el patrón angular y la rotación de las piernas con el fin de descartar una mala alineación del esqueleto.

Una de las técnicas más conocidas para establecer si se está frente a un caso de pie plano flexible es la denominada ‘jack test’, en la cual se busca extender el dedo gordo del pie, así se genera que aparezca el arco longitudinal interno. Si se puede comprobar de esta forma seguramente no será necesario la realización de radiografías u otros estudios complementarios.

Normalmente los casos de pie plano flexible no necesitan de un tratamiento específico, solo se aconseja realizar actividades que permitan desarrollar los músculos del pie, por ejemplo, caminando de puntas de pie o caminando descalzo. También se aconseja el uso de calzado de calidad que no sea rígido y que cuente con una plantilla con el arco marcado.

Este tipo de problema se mejorará con el paso de los años, por eso la mayoría de los médicos no consideren necesario una intervención quirúrgica. Estas intervenciones son tendidas en cuenta en los casos más extremos, cuando aparece el dolor o se evidencian trastornos óseos.

Vía | Traumatologia Infantil
Foto | Pixabay – Holgers Fotografie

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *