18 noviembre 2015 Salud

Diabetes

Recientemente se ha celebrado el Día Mundial de la Diabetes, y diversas organizaciones especializadas han querido llamar la atención sobre esos 17,7 casos (por cada 100.000 habitantes) de niños menores de 14 años, que cada año se detectan en España. Son en total 1235 anuales, aunque la incidencia según Comunidades Autónomas es variable, más abajo podréis comprobarlo en un mapa proporcionado por la SEPEAP.

Este tipo de diabetes se llamaba antiguamente ‘diabetes insulino dependiente’, y se produce a consecuencia de la pérdida de capacidad para producir insulina, por parte del páncreas. Se da una destrucción de células pancreáticas debido a un mecanismo autoinmune, relacionado con el propio sistema inmune, predisposición genética, o factores ambientales. Se trata de una enfermedad que requiere ser tratada durante toda la vida, a fin de poder controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Incidencia diabetes España

Para entender mejor la relación entre insulina y glucosa, os comentaré que la primera permite a la segunda entrar en las células, así que la glucosa se queda en el flujo sanguíneo, elevando así los niveles de azúcar en sangre, que como sabréis, provocan con el tiempo diversas alteraciones en la salud.

Diabetes tipo 1 en niños: síntomas que pueden tardar en manifestarse

Es posible que la enfermedad aparezca de manera gradual, según nos explican en Kids Health, y también que el conjunto de síntomas tarden en aparecer; por ello conviene observar en los niños cualquier cambio relacionado con la salud, como:

  • Pérdida de peso, no vinculada al apetito.
  • Cansacio, relacionado con la no transformación de glucosa en energía.
  • Aumento del volumen y frecuencia de la micción; y como consecuencia, mayor sensación de sed.

Más información sobre diabetes de tipo 1

Os pongo dos imágenes correspondientes a una infografía publicada por la Fundación para la Diabetes

¿Es posible la prevención?

En el caso del tipo 1 NO lo es, sin embargo tengamos en cuenta que también existe la diabetes de tipo 2, más relacionada con el cambio de hábitos diarios en los niños, por ello es muy importante que los peques realicen ejercicio físico y se alimenten equilibradamente, a fin de prevenir este, y otros problemas de salud.

Y volviendo al tema que nos ocupa, se torna necesario que las familias con niños diabéticos, dispongan de educación diabetológica, que se mantenga la administración de insulina, y que los niños estén motivados. Además, periódicamente se realizará monitorización de glucemia. No menos importante es que los profesores tengan una formación mínima, según reclaman padres de menores afectados.

Cualquier medida para mejorar la calidad de vida de los pacientes, y su autonomía futura, es bienvenida, pues sería deseable que llegada la adolescencia, los niños estuvieran bien integrados.

Foto | Flickr-Skley
Página oficial | Fundación para la diabetes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *