9 febrero 2016 Educación, Entretenimiento

cortometraje: mis zapatillas

Muchos padres somos conscientes que educar a nuestros hijos no es sólo enseñarles a sumar, las capitales del mundo o conjugar los verbos. Eso es algo que aprenderán en la escuela y al que dedicarán mayor o menor interés, según sus gustos y preferencias, con un poco de atención y memoria lograrán asimilar esos conceptos que luego habrán de utilizar en las cosas prácticas de su día a día.

Pero ¿qué pasan con esas otras cosas que no se aprenden en los libros o en las pizarras de los coles? El respeto, la tolerancia, la paciencia o el amor al prójimo, son, desgraciadamente, valores que han ido decayendo en los últimos tiempos, y sin embargo son fundamentales para la convivencia. Ahí es donde los padres debemos poner nuestro granito de arena para conseguir que todos esos conceptos lleguen hasta nuestros hijos.

Para ello nos podemos servir de ciertas herramientas que nos pueden resultar de lo más útiles. Entre ellas, estamos escogiendo una serie de cortometrajes, algunos de dibujos animados, que tanto gustan a los niños, para conseguir que entiendan ciertas formas de comportamiento.

Hoy, siguiendo esta tónica, os traigo un sorprendente cortometraje creado por Nima Raoofi titulado “Mis zapatillas”. En él vamos a comprobar como, a menudo, desear la posición y bienes de los otros no siempre es buena idea. En un parque dos niños se encuentran en un mismo banco. Uno de ellos es muy pobre y envidia la situación del otro, que parece acomodado. Al menos así lo demuestran las impecables zapatillas que luce. El niño pobre quiere cambiarse por él.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *