12 marzo 2012 Crecimiento, Educación

Una corteza cerebral inmadura podría ser la causa del egoismo
Un estudio realizado en el Instituto Max-Planck de Ciencias Cognitivas y del Cerebro en Leipzig, Alemania, sugiere que los niños resisten peor los impulsos cuando son más pequeños por la inmadurez de su cerebro. El desarrollo de la corteza prefrontal sería lo que determinaría la conducta más o menos generosa de un niño en situaciones en las que hay un incentivo potente para que sean egoístas. No tendría que ver con su capacidad para reconocer lo que es justo o injusto.

Los autores plantearon dos juegos a los niños participantes en el estudio. En uno de ellos les pidieron que compartieran una recompensa con otro niño, quien tenía que conformarse con lo que el primero le diera. En el otro juego tenían que hacer un reparto justo, que aceptaran los dos, o se quedaban ambos sin recompensa. Se trataba de evaluar la conducta estratégica de los niños que hacían la oferta.

El autor, Nikolaus Steinbeis, y su equipo afirman que el estudio les permitió observar un aumento de la conducta estratégica con la edad. Esta no pudo ser explicada por los cambios en las preferencias sociales por la edad. Y, sin embargo sí lo explicaba la diferencia del control de impulsos y la asociación con funciones cerebrales de la corteza dorsolateral prefrontal izquierda. Se observaron también diferencias en el grosor de dicha porción del cortex, lo que permitió predecir la impulsividad y el comportamiento estratégico independientemente de la edad del niño.

Concluyen que el comportamiento egoísta en los niños más pequeños no se debe a una falta de conocimiento sobre lo que está bien o mal. Se debe a la incapacidad de implementar el control sobre su conducta cuando están tentados de ser egoístas. Una función controlada por una parte del cerebro que madura más tarde.

Esto no quiere decir que no se puedan ir inculcando valores sociales en los niños, aunque su cuerpo aún no les deje apreciarlo algún día lo harán.

Vía | Healthfinder
Foto | Flickr-Speedye

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *