19 junio 2010 Entretenimiento, Opinión

la escuela de verano infantil, algo más que diversion

Llegada esta época y el inicio del verano, la mayor preocupación de los padres se centra en qué hacer con sus hijos hasta que puedan disfrutar de sus vacaciones. Una vez clausurado el curso escolar debemos encontrarles una ubicación donde puedan pasar su tiempo libre, al mismo tiempo que estén controlados y seguros. Por eso es importante que nos informemos de todo lo que nos ofrecen las distintas alternativas que se ofertan en esta época.

Las escuelas de verano son espacios programados para que los niños desarrollen todo tipo de actividades, tanto lúdicas como educacionales. Es por esto que deben ser motivadoras e interesantes para que a los pequeños les resulten atractivas. Dependiendo de las actividades que realicen existen variados tipos de escuelas: de idiomas, monográficas, deportivas… Pero para que una escuela de verano sea considerada completa y de calidad, debe ofrecer un amplio abanico de actividades: plásticas, artísticas, deportivas, culturales, cognitivas y de habilidades sociales.

El número de monitores dependerá de la edad de los niños, de este modo cuanto más pequeños sean, más monitores necesitan. En cualquier caso, el grupo no debe exceder de doce niños por monitor. También se debe tener en cuenta las edades de los niños ya que no es aconsejable mezclar los mayores con los pequeños, al menos durante todo el día, ya que sus intereses son distintos.

Antes de contratar los servicios de la escuela de verano es importante que tengamos en cuenta los distintos aspectos en cuanto a programación y seguridad que la entidad organizadora nos ofrece. Así debemos saber que es obligatorio que posea un seguro de responsabilidad civil y de accidentes, así como también es recomendable que incluya seguro de intoxicación alimentaria.

Una buena edad para iniciarse en este tipo de actividades es a partir de los cuatro años aunque todo dependerá de la disponibilidad de los padres, ofertas que se nos ofrecen o necesidades del niño. Aunque es un buen momento para que se inicie en prácticas nuevas, desarrolle habilidades distintas o amplíe su círculo social, también debemos tener en cuenta los propios gustos del pequeño. El objetivo de esta experiencia es favorecer su desarrollo personal así como una forma inteligente de aprovechar el tiempo libre.

Vía | Cuidado Infantil
Foto | Telva

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Cristina

    Buenos días
    Debido a la escasez de oportunidades que brinda la ciudad de barcelona para niños de tres años durante el mes de agosto (mes en el que muchos de los que somos privilegiados de tener trabajo no tenemos vacaciones) me he visto obligada a inscribir a mi hijo de tres años y medio en un cole de verano al otro lado de la ciudad (en la zona de sarriá), por ser el ÚNICO establecimiento abierto y por el modico precio de 190€ a la semana, asi que echen ustedes mismos cálculos de a cuanto me ha salido este mes tener a mi hijo bien cuidado durante unas horas al día.
    Una ciudad tan grande y “desarollada” debería obligatoriamente ofrecer alguna que otra posibilidad para padres, que como yo no tienen vacaciones ni en Navidad, jolín!
    Gracias y un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Taller infantil de arquitectura modernista en Barcelona 23 junio 2010
  2. Mucha actividad en el verano (I) 24 junio 2010
  3. Escuela de verano 2015 en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia 21 mayo 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *