26 junio 2017 Salud

Un problema que puede afectar a nuestros pequeños

Existen diferentes causas que podrían provocar el esguince de rodillas en niños, hoy nos referiremos a ellas, y a los tratamientos que pueden ser aconsejados por el médico.

Comenzaremos por contarte que la rodilla es una articulación muy fuerte, que tiene la capacidad de soportar el peso de gran parte del cuerpo, está preparada para que el niño (y el adulto) puede realizar actividad física además de caminar, subir y bajar escaleras, correr, saltar y miles de cosas más. En ocasiones muy especiales se puede lesionar provocando un esguince.

Al referirnos a un esguince estamos hablando de una lesión que se genera en un ligamento, los ligamentos son estructuras fibrosas que se encargan de unir dos huesos dentro de una articulación, gracias a los ligamentos se puede conseguir una gran estabilidad. En muchos casos, al lesionarse el ligamento se podrá ver comprometida la movilidad articular.

En términos generales se puede afirmar que los esguinces se pueden clasificar por sus diferentes grados de gravedad, pueden ir desde una pequeña lesión o rotura hasta una rotura total. Cuando hablamos puntualmente de los esguinces de rodilla podemos considerar que en la mayoría de los casos estamos frente a una lesión del ligamento literal interno, conocido como colateral medial.

En términos generales se puede afirmar que los esguinces se pueden clasificar por sus diferentes grados de gravedad.

El ligamento lateral externo es más duro y resistente, por eso es más extraño que se llegue a lesionar, en estos casos seguramente el niño ha pasado por un traumatismo más importante y grave.

Los síntomas del esguince de rodilla en pequeños

Entre los síntomas más frecuentes de un esguince de rodilla vemos que se presenta un gran dolor que provoca que no se pueda apoyar la pierna, generando cojera. Los dolores se incrementan al moverse la rodilla pero se alivian, levemente, al flexionar la articulación.

Ante esta situación es fundamental consultar con el médico, quien seguramente aconsejará la realización de estudios para verificar o no un esguince. En la mayoría de los casos se aconsejará realizar reposo por algunos días, tomar antiinflamatorios orales y colocar un vendaje elástico en la rodilla. En los casos más graves se requerirá un tratamiento quirúrgico.

Los músculos de las personas se caracterizan por contraerse y relajarse, así permiten que el cuerpo se mueva. Al presentarse una distensión de los músculos se provoca un estiramiento excesivo, esto puede pasar con mayor frecuencia en los músculos de las piernas, cuello y espalda.

Existe una diferencia entre una distensión de los músculos y un esguince. A pesar de que ambos problemas pueden generar un gran dolor las distensiones musculares no son tan importantes ni graves como los esguinces. Una distensión muscular suele ser vinculada con el dolor de los músculos, puede tener solo una duración de horas, la zona estará más sensible al tocarla y se podrá hinchar.

En el caso de los esguinces empieza a doler ni bien se realiza, lo más posible es que la lesión se amoretone e hinche, además costará bastante mover la rodilla.

En un próximo artículo seguiremos hablando de este interesante tema que podría llegar a afectar a nuestros niños.

Vía | Kids health
Foto | Pixabay – Wolfblur

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *