9 enero 2018 Juguetes y juegos

excesos de regalos de Navidad

Acabamos de finalizar una de las festividades más emotivas y divertidas para los niños. Dentro de todos los componentes que tienen estas divertidas fiestas están los regalos. A pesar de que los expertos nos aconsejan que los obsequios para los niños deben ser comedidos y entregados con cierta racionalidad, la verdad es que es inevitable que se encuentren con una montaña de sorpresas. Los abuelos, los tíos, primos y amigos se unen a los deseos de los peques y, también escriben sus cartas para ofrecerles esos regalos que están esperando. Pero, ahora que se ha pasado el momento de la euforia ¿qué podemos hacer con tanta sorpresa?

Expertos en psicología y pedagogía han creado para Cuadernos Rubio, una guía para poder gestionar, de forma adecuada, ese exceso de regalos que reciben los niños durante las Navidades, y así evitar ciertos problemas que puedan presentarse ante esta avalancha de premios. Volverse insaciables y no saber apreciar el valor de las cosas, pueden ser algunos de ellos.

Cumplir todos sus deseos les vuelve seres egoístas

Aunque pueda parecer que satisfacer todos los deseos materiales de nuestros niños es una prueba de amor, lo cierto es que ese exceso de regalos, que se suele producir en las fiestas navideñas, no siempre es beneficioso para la salud emocional y psicológica de los niños. Sentirse sobrevalorados les puede convertir en seres insaciables, egoístas y con unas expectativas distorsionadas sobre su camino futuro.

Ahora, que hemos cerrado una nueva temporada navideña más y que, seguro, nos encontramos con una buena montaña de regalos, ¿qué podemos hacer los padres para que nuestros peques no caigan en un estado emocional perjudicial para su desarrollo? Pequeños gestos pueden resultar muy beneficiosos.

solidaridad con los juguetes

Pequeños gestos que pueden ayudarnos

Según los expertos, la cantidad de regalos ideal para los niños, y que son capaces de asimilar y disfrutar tras las fiestas es de cuatro a cinco. Sin embargo son muchos más con los que se encuentran, entonces ¿qué podemos hacer para que no se sientan abrumados y no adopten actitudes negativas?

  • Promover la solidaridad. Con la nueva entrega de juguetes, muchos de ellos, de temporadas anteriores, habrán quedado arrumbados en el olvido, bien porque se les hayan quedado pequeños o han dejado de tener interés para ellos. Podemos aprovechar para hacer limpieza y llevarlos a cualquier Ong, asociación o entidad que trabajen con niños desfavorecidos, seguro que les viene maravillosamente para disfrutar de su tiempo de ocio. Además, con este gesto, estaremos animando y enseñando a nuestro niño de lo importante que es ocuparnos de aquellas personas que tienen menos recursos que nosotros.
  • Racionar su uso. Si los niños han recibido muchos regalos de golpe es normal que se sientan abrumados y desbordados ante tanta sorpresa, lo que provocará un desinterés rápido ya que les resultará imposible centrarse en unos pocos. Lo mejor es dejarles dos o tres para que experimenten con ellos, se diviertan y, el resto, guardarlos para más adelante. De este modo volveremos a reavivar su sorpresa y deseo.
  • Reservar algunos para eventos especiales. Si han sido muchos los regalos y hemos decidido guardar algunos, podemos aprovechar para ofrecérselos en momentos puntuales y especiales. Un cumpleaños, la celebración de las buenas notas, mantener su cuarto ordenado o el éxito de ese partido de fútbol que parecía dificilísimo.

Vía | Cuadernos Rubio
Fotos | Abc del bebé y Prensa libre

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *