17 febrero 2017 Crecimiento, Psicología

dibujos infantiles la familia

Una de las primeras expresiones “artísticas” de nuestros niños es la del dibujo. Antes de aprender las letras y querer expresarse a través, incluso, de la palabra, los peques utilizan sus garabatos y rallas para transmitir muchos pensamientos y sentimientos. A medida que van creciendo, y aunque pueda tratarse de un simple divertimento sin importancia, esos dibujos cuentan mucho más de lo que parece, sobre su su mundo interior y la forma de ver y sentir el exterior.

La familia es, sin duda, su círculo más cercano, así que no es extraño que cuando intenten hacer un dibujo libre, los protagonistas sean sus papás, hermanos o abuelos. Pero ¿sabías que en esos dibujos aparecen unas características y curiosidades que pueden hablarnos mucho sobre esos sentimientos y emociones por los que nuestro hijo está pasando? Aquí te dejo algunas que te pueden orientar.

Los dibujos infantiles expresan su mundo interior y sentimientos hacia la familia

Según los expertos, estos dibujos pueden darnos muchas pistas, especialmente ante una circunstancia adversa o un momento delicado en la vida familiar. Se trata de un test, claro y rotundo, sobre aquello que le preocupa al pequeño sobre su entorno. Desde la llegada de un hermanito, una separación entre los padres o el fallecimiento de un ser querido, pueden aparecer en esta esclarecedora obra de arte.

Se considera que antes de los 3 años, lo que los niños hacen son garabatos sin mayor importancia. Pero a partir de esa edad ya van teniendo un concepto mucho más claro sobre lo que les rodea, dejando que su mano exprese aquello que brota de su interior.

niña dibujando a la familia

Aspectos a tener en cuenta a la hora de analizar el dibujo de la familia

Son muchos los aspectos que podemos analizar y no es conveniente llevarlos al pie de la letra ya que pueden intervenir muchos factores. Pero algunos de los más destacados son los siguientes:

  • El tamaño. Generalmente todos los miembros de la familia tienen un tamaño similar y están proporcionados. Los papás más grandes, las mamás un poquito más bajas y los hermanos, dependiendo de su posición en el elenco familiar. En el caso de que alguno de ellos no guarde las proporciones, sea muy pequeñito o, por el contrario, muy grande, habrá que comprobar si el niño tiene algún tipo de conflicto con él.
  • Su lugar en el dibujo. Por regla general el niño dibujante se suele colocar en el centro, en medio de los dos progenitores. En el caso de que hayan más hermanos puede colocarlos a los lados, aunque suele ser muy común que los dibuje muy separados del núcleo familiar o, incluso, que los omita. Ahí tendríamos un problemilla de celos.
  • La expresión facial. Generalmente los niños pintan las caras de sus familiares siempre sonrientes, pero puede aparecer algún rostro triste o enfadado. Este estado de ánimo indica la forma en la que los niños perciben los sentimientos de sus familiares. Así que es importante tenerlos en cuenta.
  • Otros aspectos es el orden en el que los pintan, aquellos que dibujan primero son los que más afecto tienen. Otro es si se presenta dubitativo a la hora de dibujarle, no lo realiza con trazos seguros o lo borra continuamente, esto podría indicar que existe algún problema con esa persona.

Fotos | Leer y Yoga en red

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *