19 abril 2017 Salud

Poblaciones que se encuentran en riesgo

Un artículo más en el que seguiremos hablando acerca de la fiebre amarilla. Aprovechamos para invitarte a leer el artículo anterior en el que hablamos del tema.

Hoy nos referiremos a las poblaciones de riesgo para esta enfermedad. En países muchos países de África y América Central y América del Sur la enfermedad está considerada como endémica, por eso es tan importante tomar medidas sanitarias a nivel global.

Las personas que visitan los países donde la enfermedad es endémica pueden contagiarse e importarla a otros países donde no existía la fiebre amarilla. Para evitar estos serios problemas muchos países solicitan un certificado de vacunación antes de emitir los visados.

Hace algunas décadas la fiebre amarilla fue exportada a Europa y América del Norte, lo que generó problemas tanto en la economía como en el desarrollo de diferentes regiones, y lo más importante, provoco una gran cantidad de muertes.

Transmisión de la fiebre amarilla

Recordemos que el virus de la fiebre amarilla se trasmite por los mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus. Son varias las especies de mosquitos que pueden ser peligrosos, algunos de ellos se crían en los bosques, en un estado salvaje; en las viviendas de manera doméstica y en otros hábitats.

Podemos decir que existen tres tipos de transmisión: la fiebre amarilla selvática, fiebre amarilla intermedia, fiebre amarilla urbana.

Fiebre amarilla selvática: los monos de las selvas pueden ser los principales reservorios del virus, estos animales son picados por los mosquitos salvajes que transmiten el virus desde los monos. Las personas que, por diferentes razones, se encuentran en la selva son picadas por los mosquitos infectados contrayendo la fiebre amarilla.

Fiebre amarilla intermedia: en este caso la transmisión se da por los mosquitos semidomésticos que pueden infectar tanto a los monos como a las personas. El incremento de los contactos entre los mosquitos y las personas incrementan las posibilidades de transmisión. Este es el tipo de brote más común en África.

Fiebre amarilla urbana: cuando el virus es introducido en las ciudades se puede generar un brote endémico, si esto sucede cuando hay gran densidad de mosquitos y la población no está vacunada se deben tomar medidas urgentes.

Tratamiento de la fiebre amarilla

Es muy importante que se genere un tratamiento temprano para incrementar la tasa de supervivencia. Cabe la pena destacar que no existe tratamiento antivírico específico para la fiebre amarilla, pero el cuadro puede mejorar con el tratamiento de la deshidratación, la insuficiencia renal y la fiebre. En el caso de que existe una infección bacteriana relacionada se podrá tratar con antibióticos.

Vía | Who
Foto | Pixabay – Creatives solution

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *