18 agosto 2010 Crecimiento, Psicología

El hijo único también desarrolla habilidades sociales
En algún momento todos los padres nos planteamos cuantos hijos queremos o podemos tener. Por desgracia la decisión está muchas veces condicionada por la economía familiar y no por la naturaleza o lo que consideramos mejor. Para los niños hay ventajas evidentes tanto en ser único como en tener hermanos. Los primeros reciben toda la atención y recursos de la familia, mientras que los segundos aprenden a compartir en todos los sentidos, además de tener un igual en la estructura familiar.

Una de las preocupaciones más habituales para los padres de hijos únicos es el desarrollo social del pequeño. Al no convivir con otro u otros niños creemos que puede costarle hacerlo fuera de casa. Sin embargo, un estudio realizado en Estados Unidos ha confirmado que los hijos únicos son tan populares entre sus iguales como cualquier otro pequeño. Por tanto tienen las mismas habilidades sociales y la misma capacidad para hacer amigos.

Para realizar la investigación, los autores tomaron datos de más de 13.000 adolescentes a los que se pidió el nombre de cinco amigos. El resultado confirmó que la popularidad, es decir, el número de votos recibido por cada alumno, era independiente de si tenía hermanos o no. Incluso de si estos eran hermanos de sangre o hermanastros.

Una de las autoras del estudio, Donna Bobbitt-Zeher, explica que, Los niños interactúan en la escuela, participan en actividades extracurriculares, y socializan dentro y fuera de la escuela. Cualquier persona que no tuvo esa interacción entre iguales en el hogar con sus hermanos tiene muchas oportunidades de desarrollar habilidades sociales en la escuela”.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Gloson

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Hijos único, no necesariamente tienen que ser caprichosos 12 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *