9 agosto 2016 Lecturas Infantiles

Estaba yo una noche

El verano y las vacaciones pueden ser un momento ideal para iniciar a los niños por el placer de los libros. Buscar historias sencillas, divertidas y llenas de encanto, es la mejor herramienta para que los peques empiecen a amar el mundo de la literatura, un mundo que les acompañará el resto de sus vidas, haciéndoles que ese camino vital sea mucho más placentero.

Dentro del inmenso universo que encontramos en la literatura infantil, hoy os recomendamos “Estaba yo una noche…”, un precioso libro creado por la ilustradora alemana Henrike Wilson lleno de divertidos animales y, como buen libro infantil, repleto también de ejemplos y guiños a un buen comportamiento. Es así como, de forma divertida y amena, les vamos educando con las mejores armas.

“Estaba yo una noche…” nos cuenta la historia de un oso que estaba descansando en su casa plácidamente. Ya se había puesto el pijama pues no esperaba a nadie pero, de repente, en la oscuridad parece adivinar una figura, ¿quién podría ir a su casa a esas horas? ¿tendría buenas intenciones? Pronto descubre que es el zorro, su amigo, que ha ido a hacerle una visita. ¡Qué bien, puede ser un momento estupendo para tomar una taza de té!

Pero a su vez el zorro le cuenta que él también ha recibido la visita de otra amiga: la liebre; y la liebre de su amiga la ardilla; y el búho, y el conejo… y así todos los animales del bosque recibían las visitas de sus amigos en un círculo imparable con una historia que nunca tiene fin. Tanto es así que el libro se ha creado de una forma muy especial, con un lomo flexible para convertirse en una historia circular. Ideal para compartir en familia y ayudar a nuestro niños a superar esos momentos de miedo que se pueden presentar cuando llega la oscuridad de la noche.

Comprar | Amazon

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *