8 agosto 2015 Entretenimiento, Manualidades

Manualidades con niños: Pasta de sal para modelar

Entretener a los niños cuando estamos en la calle, en el parque, la playa o la piscina es sencillo, pero en casa suele costarnos más. Tratar de apartarles de la tele y los videojuegos no es tarea fácil, se cansan de sus juguetes y hay que poner la imaginación a funcionar para fomentar el juego. Uno de nuestros grandes aliados son las manualidades que, además, son muy interesantes para el desarrollo psico-motriz y estimulan la creatividad. Pero los niños también se cansan y nos toca buscar nuevas y divertidas alternativas.

Hoy os proponemos hacer pasta de sal para modelar. Es muy sencilla, con ingredientes que todos tenemos en la cocina y con un proceso en el que hasta los más pequeños pueden colaborar de principio a fin. Necesitamos: 1 taza de harina, media taza de sal de mesa y media taza de agua tibia. En un bol mezcla la harina con la sal y ve añadiendo el aguan poco a poco. Mezclad muy bien hasta que tenga una consistencia similar a la plastilina. Quizá no haga falta todo el agua o, si queda muy líquida puedes añadir más harina. Haz una pelota con la masa y, listo para comenzar a crear.

Podéis hacer lo que se os ocurra ya que es muy manejable, colgantes, figuritas para decorar el árbol la próxima Navidad, recuerdos de verano añadiendo algunas conchas, pisapales… Los cortadores de galletas son perfectos para hacer las formas y, un palillo o una pajita os servirá para hacer el agujero si queréis colgar vuestras creaciones.

Cuando tengáis el proyecto terminado solo queda secar la masa y aquí los más pequeños ya no pueden más que esperar. Hay varias formas, al aire se endurece en unas 48 horas aunque puede tardar más. Podemos usar un secador de pelo que también nos llevará bastante tiempo o el horno. Ponla en el horno sin precalentar a 100 grados y déjala unas tres horas, cuanto más gruesa sea la figura más tardará en secar. Tiene que endurecerse despacio para que quede bien. La masa sobrante tápala y métela en la nevera para otro día, aguanta mucho.

Una vez endurecida y fría podéis pintar las figuras con acrílicos. La tempera no da tan buen resultado pero es mejor para los niños. Si la barnizáis tendréis una manualidad que durará muchísimo tiempo.

Foto | Flickr-Ann H. Putnam

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *