3 julio 2017 Salud

Lo importante que es tener una buena rutina de sueño

En este artículo te brindaremos algunos consejos que podrás tener en cuenta si el niño no quiere dormir o si prefiere dormir muy tarde. En el caso de los niños que se van a dormir muy tarde la causa podría provenir de toda la familia. Afortunadamente cambiar esta costumbre es simple y, si se toman cartas en el asunto, el resultado será muy efectivo.

Será necesario enfocarse en dos puntos: los motivos por los cuáles se quiere cambiar la conducta y la forma para hacerlo.

Un punto clave es pensar que sus niños pueden tener su sistema de regulación del sueño. A la hora de criar a nuestros hijos tenemos que pensar que sus necesidades no son lo único que deberemos considerar. El pequeño no vive solo y la familia deberá actuar y tener normas en conjunto que ayudarán a tener un ambiente más positivo y tranquilo, así el desarrollo del niños será mucho mejor.

Un punto clave es pensar que sus niños pueden tener su sistema de regulación del sueño.

Nunca debemos olvidarnos que los padres también son personas y también tienen sus necesidades, sabemos que por lo general se sacrifican muchas cosas por el bienestar de los pequeños, algunos de estos sacrificios son inevitables, otros no.

Si un niño se duerme más tarde de lo que debería no pasa nada demasiado grave, pero los padres sacrificarán un tiempo que podrían dedicarse a ellos mismo. Además, en otros casos, los padres podrán sentir cierto grado de agotamiento y frustración, esto no quiere decir para nada que sean malos padres, es normal sentirse así. Todas las personas necesitan un tiempo para sí mismo, y una pareja tiempo para estar en pareja.

Si, en alguna oportunidad, el niño se siente enfermo y pasas una mala noche esto no generará ningún problema y sacrificarás las horas de descanso sin ninguna queja. Pero si todos los días todos se terminan acostando tarde al otro día el niño podrá querer dormir más generando todo un malestar innecesario.

Ante esta situación existen algunas pautas que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, hay niños que realmente duermen poco o lo hacen mal porque tienen algún problema. Algunos niños que tienen un mal sueño se debe a las intolerancias alimentarias, esto les provoca dolores en el abdomen y malestar cuando quieren descansar. En este caso el médico les aconsejará realizar pruebas para conocer las causas de la intolerancia o de las alergias que le impiden descansar bien.

Otros pequeños pueden sufrir de apneas de sueño, en esto caso se provoca que respiren más por la noche. La causa más frecuente es tener grandes vegetaciones, por ello el niño ronca y respira mal al estar tumbado. Esto provoca que no descanse bien y se despierte por la noche frecuentemente.

Cuando existe algún motivo puntual por lo que el pequeño duerme mal lo primero que se debe hacer es resolver el problema. Ante esta situación nada mejor que consultar con el pediatra.

Vía | Mi pediatra online
Foto | Pixabay – Alex Ramos10

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *