26 enero 2012 Actualidad, Alimentación

El trabajo en familia consigue mejores resultados de tratamientos

Una asociación cardiaca ha asegurado que uno de los factores más importantes para ayudar a los niños obesos a mantener un peso más sano, es el apoyo de los familiares más cercanos. Los padres tendrían que ser un pilar en el que los niños pudiesen apoyarse y al mismo tiempo que sirviese de ejemplo. Para conseguirlo, los adultos tendrían que modificar sus propias conductas.

La American Heart Association (AHA), publicó una declaración científica en la que examinaron investigaciones sobre los tratamientos para la obesidad que consistían fundamentalmente en un cambio conductual donde la participación de los padres y los responsables de los niños fué considerable.

Estos tratamientos tuvieron unos buenos resultados por lo que los autores de la publicación pudieron recolectar una serie de estrategias o consejos para que sigan los padres en el entorno familiar.

  • Trabajo en familia para saber las conductas que hay que modificar.
  • Fijar metas claras y que se puedan conseguir.
  • Crear un ambiente más sano respecto a la comida. Un ejemplo sería no tener comidas calóricas y cambiarlas por fruta para fomentar elecciones más saludables.
  • Felicitar al niño con los progresos y no regañarlo cuando no lo consigan.
  • No usar la comida como castigo o recompensa.
  • Estar pendientes de los avances hacia las metas.

Vía | Medlineplus
Foto | Dieta Saludable

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Comer en familia previene la obesidad infantil 22 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *